Información y Evidencias Científicas de nuestro tratamiento contra el Cáncer

Este espacio es para entregarle tanto a los pacientes como a los profesionales de la salud información científica sobre el tratamiento integrativo del cáncer que hacemos en nuestro instituto. Muchas veces escucharemos que no existe ciencia en la medicina complementaria, bueno esto es un error, he aquí la información científica. De todas maneras tenemos que decir una cosa: no hay ninguna cantidad de evidencia que logre hacer ver a quien no quiere mirar.

 

En esta sección usted encontrará material y estudios científicos sobre las principales herramientas terapéuticas que usamos en el tratamiento de nuestros pacientes con diagnóstico de cáncer.

 

La revisión de los artículos científicos de esta sección ha sido realizada por el Dr. Pablo Paulsen, director de nuestro instituto. Con el tiempo seguiremos subiendo nuevos artículos científicos a esta sección.

La Terapia Gerson

Esta terapia es muy famosa en el mundo de la medicina complementaria. Fue creada por el Dr. Max Gerson en la década de 1920, quién fue un médico alemán y póstumamente fue nombrado miembro del Salón de la Fama de la Medicina Ortomolecular. Actualmente existen varios documentales sobre esta terapia, a continuación le invitamos a verlos. Aclaramos que nosotros no vendemos ningún tipo de producto o película, ni tampoco tenemos una asociación comercial con el Instituto Gerson.

Video: The Gerson Miracle (El milagro Gerson)

 

https://www.youtube.com/watch?v=yWynQLB1IyM&t=127sGerson

Video: Dying to Have Known (Muriendo por haber sabido)

 

https://www.youtube.com/watch?v=F-PsrweiP4w

Video: The Beautiful Thruth, the word's simplest cure

for cancer (La hermosa verdad, la cura más simple para el cáncer del mundo)

 

https://www.youtube.com/watch?v=uAfaqkqXhxE&t=114s

También se han escrito libros que puede buscar en internet y librerías, por ejemplo hemos visto varias veces uno de ellos en la librería Antártica. Nosotros no recibimos ningún tipo de ganancia económica ni de otro tipo por recomendar este material a los pacientes.

Cabe destacar que el Dr. Paulsen es el único médico de nuestro país certificado en Terapia Gerson (Gerson Practitioner level 1) por el Gerson Institute de San Diego California, EEUU.

 

Nosotros no aplicamos la Terapia Gerson al pie de la letra, nosotros hacemos un tratamiento que extrae cosas positivas de la Terapia Gerson y de otras formas técnicas de medicina complementaria, basados en la revisión constante de la evidencia científica publicada en medicina integrativa

A continuación encontrará el video de una de las participaciones del Dr. Paulsen en actividades científicas del mundo de la medicina integrativa. En esta caso es la presentación en el II Congreso Internacional de Nutrición Integrativa, Ortomolecular y Antienvejecimiento realizado el año 2013 en la facultad de medicina de la Universidad San Sebastián.

Estudios Científicos de la Terapia Gerson

Sobrevida de 153 pacientes con melanoma tratados con Terapia Gerson, comparados con la sobrevida de pacientes tratados con medicina convencional


Puede descargar este estudio científico haciendo clic en la referencia.


Este estudio comparó el rango de sobrevida de pacientes con diagnóstico de melanoma tratados con medicina convencional versus Terapia Gerson. Es un estudio de tipo retrospectivo realizado en el Hospital en Tijuana México, incluyó un total de 153 pacientes con melanoma entre 25 a 72 años de edad. Se dio seguimiento a los pacientes por un total de 5 años, lo cuál es el período ideal establecido convencionalmente para seguir a un paciente con cáncer. Durante la Terapia Gerson los pacientes recibieron una dieta lactovegetariana, baja en sodio y temporalmente baja en grasas y proteínas, alta en potasio, alta en líquidos y nutrientes, bebiendo jugos de frutas y verduras cada una hora durante el día, usando un medicamento con extracto de tiroides, manteniendo una ingesta calórica entre 2600 a 3200 calorías por día y enemas de café según necesidad.

Resultados: La sobrevida de los pacientes fue mayor con la terapia Gerson versus el tratamiento convencional, en otras palabras los pacientes que recibieron medicina convencional vivieron menos tiempo. Los 14 pacientes tratados en estadio I y II (melanoma localizado) tuvieron una sobrevida del 100% a los 5 años, versus los pacientes tratados con medicina convencional quienes tuvieron una sobrevida del 79% a los 5 años, según 15.798 casos reportados por Balch. Los 17 pacientes en estadio IIIA (metástasis regionales) mostraron una sobrevida del 82% a los 5 años, mientras que los pacientes con tratamiento convencional mostraron una sobrevida sólo del 39% según 103 casos reportados de Fachklinik Hornheide. De los 33 pacientes combinados en estadio IIIA+IIIB (metástasis regionales) el 70% de los pacientes con terapia Gerson tuvo sobrevida a los 5 años, mientras que los pacientes tratados con medicina convencional sólo tuvieron una sobrevida del 41% según 134 casos de Fachklinik Hornheide. Finalmente los 18 pacientes que fueron tratados en estadio IVA el 39% se mantuvo con vida a los 5 años de terapia, mientras que en el caso de los pacientes tratados con medicina convencional sólo el 6% se mantuvo con vida a los 5 años, de los 194 casos del Eastern Cooperative Oncology Group.

Conclusiones: El resultado de la Terapia Gerson en pacientes con melanoma ha mostrado un resultado terapéutico muy superior a reportes de pacientes tratados con medicina convencional.




Análisis de 6 casos de pacientes con cáncer tratados con Terapia Gerson


Puede descargar este estudio científico haciendo clic en la referencia.


Este trabajo estudió el desarrollo y resultado de la Terapia Gerson al largo plazo en 6 pacientes con diagnóstico de cáncer metastásico. Este trabajo se justifica debido a la poca información científica que hay sobre la Terapia Gerson, por lo tanto se realizó una revisión de casos para poder evaluar de manera crítica el impacto de la terapia en los pacientes. De todas maneras tenemos que destacar que el número de pacientes es escaso, pero a pesar de esto el resultado es bastante interesante.

Resultados: Los 6 pacientes mostraron una importante mejoría atribuible a la Terapia Gerson, lo que sugiere un importante efecto anti-cáncer para esta terapia. Sin embargo, un estudio de casos no puede y no debería ser utilizado como una evidencia concluyente sobre la eficacia de un tratamiento.

El caso 1 de género femenino de 82 años, diagnosticada a los 55 años con melanoma maligno Clark level IV en noviembre de 1979 y un melanoma maligno secundario en 1984. Ella recibió cirugía el año 1979, comenzó la Terapia Gerson en 1981 sin combinarla con ninguna otra medicina complementaria y luego de 27 años de seguimiento mostró una cura completa, con tomografías computadas (normalmente llamadas por los pacientes “escaners”) que evidenciaron ausencia completa de tumores.

El caso 2 de género femenino y 54 años, diagnosticada de cáncer de mama metastásico en 1996, con sospecha de metástasis pulmonar no confirmada. Ella recibió el diagnóstico de cáncer a los 44 años y recibió un tratamiento convencional de cirugía en 1996 con quimioterapia combinada régimen FEC por 9 ciclos y luego otra quimio en 1997 por 2 ciclos. Recibió Terapia Gerson desde fines del año 1997 hasta la fecha de la publicación del estudio (2007) y la combinó con medicina homeopática. Al momento de la publicación del estudio la paciente se encontraba ya sobreviviendo más de 10 años luego de su diagnóstico, mientras que la tasa típica de sobrevida sin Terapia Gerson era sólo entre un 13% a 25% aproximadamente.

El caso 3, también de género femenino y de 59 años de edad recibió el diagnóstico de cáncer de mama en 1992 a los 45 años de edad. Recibió como tratamiento cirugía en 1992, radioterapia en 1993, una nueva cirugía en 1995 y quimioterapia en 1997, dos veces en 1999 y en el año 2000, posteriormente continuó con tratamiento farmacológico de Letrozol. Comenzó la Terapia Gerson en 1998 sin combinarla con otras formas de medicina complementaria. Al momento de la publicación científica en 2007, la paciente se encontraba viva y sin ninguna evidencia de cáncer en su cuerpo, sobreviviendo hasta ese momento por 14 años en total, mientras la estadística indica que la probabilidad de sobrevida sin la Terapia Gerson habitualmente era un 88%.

El caso 4, de género femenino y 33 años, recibió diagnóstico de linfoma no-Hodgkin en 1999 a la edad de 25 años. Recibió un ciclo de quimioterapia y luego abandonó la quimio por voluntad propia. Comenzó la Terapia Gerson en 1999 y la continuó por lo menos hasta la fecha de publicación del estudio en 2007, sin combinarla con ninguna otra forma de medicina complementaria. Al momento de la publicación científica, 7 años luego del diagnóstico y tratamiento, la paciente se encontró con vida y sin ninguna evidencia de cáncer en su cuerpo. Mientras que la expectativa de sobrevida con medicina convencional en este caso era un 60% a los 5 años y alrededor del 50% a los 10 años, la paciente llevaba 7 años de sobrevida en total con Terapia Gerson.

El caso 5, de género masculino y 68 años de edad, recibió el diagnóstico de colangiocarcinoma inoperable a los 62 años de edad en 1997, este es un tumor que aparece cerca de la vesícula biliar. Rechazó el tratamiento convencional y comenzó la Terapia Gerson en 1997 sin combinarla con otras formas de medicina complementaria, consiguiendo vivir hasta el año 2003 donde fallece luego de la lenta progresión del cáncer. Este paciente logró vivir 6 años en Terapia Gerson, la estadística muestra que con tratamiento convencional la expectativa de vida era entre 3 a 7 meses aproximados.

El caso 6, de género femenino y 44 años, recibió el diagnóstico de astrocitoma anaplásico (un tipo de tumor del sistema nervioso central) en 1993 a los 31 años, con una recurrencia o reaparición del cáncer en 1996. En 1993 fue tratada con carbamazepina y radioterapia en 1995. En 1996 cuando la enfermedad reapareció la paciente comenzó la Terapia Gerson combinada inicialmente por un breve periodo de tiempo con hierbas medicinales de la Medicina Tradicional China, y posteriormente combinó la Terapia Gerson con medicina homeopática en 1999. Para el año 2007, al momento de la publicación del estudio, la paciente ya había logrado sobrevivir 13 años, su cuerpo no mostraba ninguna evidencia de cáncer pero todavía sufría episodios convulsivos. En este caso la sobrevida media estimada con el tratamiento convencional era de 1.5 años y el 35% de los pacientes consigue vivir 5 años.




Documento escrito por el Dr. Freeman W. Cope del Naval Air Development Center, Warminster, Pennylvania, escrito en 1978


Puede descargar este estudio científico haciendo clic en la referencia.


En este documento el Dr. Freeman intenta dar una explicación al resultado de la Terapia Gerson en el Cáncer.




Estudio sobre las dietas anti cáncer


Puede descargar este estudio científico haciendo clic en la referencia.


Este estudio realiza una revisión científica de las múltiples dietas anti-cáncer que existen, dentro de las cuales también se encuentra la Terapia Gerson. Revisa temas como: consumo excesivo de calorías, metabolismo de la glucosa, dietas bajas en fibra, carnes rojas, desbalance omega 3 y 6, consumo de linaza, consumo de frutas y verduras, consumo de vegetales crucíferos, suplementación con selenio, clorofila, y diferentes vitaminas (B12, ácido fólico, Vitamina D), consumo de antioxidantes como alfa y betacaroteno, licopeno y vitamina C, consumo de probióticos, consumo de enzimas por vía oral y finalmente dietas integrales como la Terapia Gerson.

Resultado: Se concluye que existe mucha evidencia de que diferentes dietas saludables tienen mucho que aportar al tratamiento del cáncer de un paciente.




Críticas a la Terapia Gerson


Puede descargar este estudio científico haciendo clic en la referencia.


Este estudio evalúa de manera crítica la Terapia Gerson y otras dietas que se han propuesto como tratamientos complementarios para el cáncer como la dieta macrobiótica, la dieta de la Terapia Livingstone y uso de megadosis de vitaminas.

Respecto a la Terapia Gerson nos comenta que la percepción de que la terapia produce “curas milagrosa” es altamente dañina, por lo que se debe ser racional al momento de tratar un paciente con cáncer. También comenta que no existe ningún estudio científico demostrando alguna eficacia de esta terapia, lo que pareciera ser un error ya que 3 años antes se publicó el estudio de Hildenbrand, el cual corresponde al primer artículo de este listado, por lo que podemos pensar que la autora de este artículo no estudió ni tampoco recopiló toda la información existente sobre la Terapia Gerson para poder construir su estudio científico. De todas maneras la autora tiene razón respecto a la idea de que considerar la Terapia Gerson como una cura milagrosa es un error y puede llegar a ser fatal para los pacientes, toda terapia debe ser evaluada de manera profesional y aplicada con criterio y responsabilidad.

Por otro lado comenta que opina que la Terapia Gerson parece ser de todas maneras un buen complemento para pacientes que están recibiendo tratamiento convencional ya que existen estudios y experiencias clínicas que han mostrado que los pacientes que realizan la Terapia Gerson reducen los efectos adversos de la quimioterapia con reducción muy importante de las nauseas y vómitos, 3 veces menos caída del cabello que los pacientes sin Terapia Gerson y también muestran una tolerancia mucho mayor a la radioterapia. Los pacientes que combinaron la Terapia Gerson junto con el tratamiento convencional también mostraron sufrir mucho menos dolor, especialmente por el uso de enemas de café. Al mismo tiempo los pacientes que combinaron el tratamiento convencional con la Terapia Gerson mostraron mayor tiempo de sobrevida y calidad de vida, especialmente aquellos con metástasis hepáticas.

Finalmente nos dice que es importante evaluar el resultado de este tratamiento de manera objetiva, porque habitualmente debido al gran bienestar que sienten los pacientes con la terapia, tienden a sobreestimar la mejoría obtenida. También hace una crítica al costo de la terapia, ya que en 1993 el valor era de $4.000 dólares norteamericanos por semana. Actualmente es de $10.000 dólares por semana, un poco menos de $7.000.000 de pesos chilenos semanales.




Estudio publicado por el Dr. Max Gerson en el año 1945


Puede descargar este estudio científico haciendo clic en la referencia.


Este documento es un original del mismo Dr. Gerson, creador de la terapia, quién explica su tratamiento y luego cuenta la historia de 10 casos clínicos que recibieron tratamiento.




Otro artículo publicado por el Dr. Max Gerson en el año 1949


Puede descargar este estudio científico haciendo clic en la referencia.


En este documento el Dr. Gerson comenta 6 casos clínicos de pacientes tratados por él y su tratamiento de dieta saludable. El doctor comenta que en general se observó que el proceso inflamatorio que rodea a los tumores aumenta de manera importante durante la terapia, lo que finalmente catalogó como una manera en como el cuerpo comienza a eliminar los tumores mediante acción del sistema inmunológico gracias a la terapia. También observó una mejoría importante de los síntomas del cáncer y una tendencia de todos los pacientes a sentir un importante bienestar. En algunos casos se observó la desaparición de los tumores y metástasis, lo que en algunas ocasiones fue temporal por algunos meses y en otros casos por varios años. También comenta que en los casos donde el cáncer generó un gran daño hepático no se consiguió mucho efecto positivo, al mismo tiempo que en los casos donde se desarrolló leucopenia (disminución de los glóbulos blancos que son el mecanismo de defensa del cuerpo) no fue posible obtener buenos resultados con la terapia tampoco, a menos que la reducción de los leucocitos fuera debida a la radioterapia.





Vitamina C endovenosa

Existe mucha investigación científica respecto a la vitamina C y el cáncer, de hecho si usted busca las palabras “Vitamin C cancer” en PubMed verá que aparecen casi 6.000 artículos científicos, cada día un mayor porcentaje de ellos trata sobre el uso de la vitamina C para el tratamiento del cáncer.

 

La vitamina C en megadosis ha mostrado ser útil en el tratamiento del cáncer en muchos estudios científicos y es mediante la administración endovenosa como se pueden alcanzar los efectos más potentes. En esta sección usted podrá ver algunos estudios sobre el efecto de la vitamina C en el cáncer, lo más interesante es que con el avance científico actual ya es posible ver a la vitamina C como una eficaz quimioterapia natural que tiene la capacidad de matar células cancerosas sin dañar las células sanas del cuerpo del paciente, a diferencia de todos los medicamentos desarrollados hasta la fecha como agentes quimioterapéuticos donde el 100% de ellos provocan un importante daño a las células sanas del paciente. La vitamina C tampoco provoca nauseas, vómitos, pérdida del cabello, dolor, pérdida de la inmunidad, heridas, daño cardiaco, ni daño renal, ni daño al sistema nervioso ni tampoco las otras importantes reacciones negativas de la quimioterapia convencional.

 

Es importante destacar que la evidencia científica con la que contamos actualmente, no nos permite realizar un tratamiento sólo con vitamina C dejando de lado el tratamiento oncológico convencional. Por lo tanto un paciente no debe usar la vitamina C como reemplazo del tratamiento convencional sino que como complemento y siempre bajo la supervisión médica.

La vitamina C puede matar células cancerosas sin dañar células sanas, estudio publicado en el Proceedings of the National Academy of Sciences 2008


Puede descargar este estudio científico haciendo clic en la referencia.


Este estudio muestra que una dosis alta de vitamina C logra matar células cancerosas sin dañar células sanas y que la dosis necesaria para conseguir este efecto se puede alcanzar mediante el tratamiento endovenoso con megadosis de vitamina C. La vitamina C produce un efecto oxidativo dentro de la célula cancerosa, matándola o frenando su crecimiento. Este estudio fue realizado por científicos del Instituto Linus Pauling de EEUU. Aclaramos que nuestro instituto no tiene relación con esta institución norteamericana.




La vitamina C en dosis altas en pacientes con cáncer avanzado. Estudio publicado en la revista Anticancer Research 2009


Puede descargar este estudio científico haciendo clic en la referencia.


Los científicos comentan que la vitamina C tiene un efecto anti-cáncer cuando es usada en megadosis, cada día se acumulan más estudios científicos que demuestran su efecto anticanceroso y por lo tanto concluyen que debe ser reevaluada por la comunidad científica por sus efectos prometedores para la terapia contra el cáncer.




La vitamina C endovenosa como tratamiento del cáncer, presentación de 3 casos clínicos. Trabajo publicado en la revista Canadian Medical Association Journal 2006


Puede descargar este estudio científico haciendo clic en la referencia.


Estos científicos nos cuentan en su artículo que la vitamina C por vía endovenosa puede alcanzar niveles sanguíneos 25 veces más altos que cuando se usa por vía oral. Estas altas concentraciones sanguíneas de vitamina C son tóxicas para las células cancerosas, pero no lo son para las células sanas. Presentan 3 casos de cáncer avanzado muy bien documentados quienes lograron tiempos de sobrevida inesperadamente prolongados gracias a la administración endovenosa de vitamina C. Finalmente hacen un llamado a la comunidad científica a reevaluar la vitamina C como un agente terapéutico eficaz contra el cáncer.




Dosis elevadas de vitamina C inhiben el crecimiento de tumores en ratones implantados con células sarcoma s180 mediante la restricción de la angiogénesis. Publicado en Journal of Translational Medicine 2009


Puede descargar este estudio científico haciendo clic en la referencia.


Estos investigadores estudiaron la capacidad de la vitamina C de frenar el crecimiento de tumores. Implantaron células cancerosas en ratones y los compararon con otros ratones que no recibieron vitamina C. Los ratones que recibieron la vitamina vivieron un 20% más de tiempo. Finalmente observaron que el efecto terapéutico de la vitamina C estaba basado en que inhibe la angiogénesis del tumor, esto quiere decir que evita que el tumor pueda crear sus propios vasos sanguíneos.




La vitamina C endovenosa puede ayudar a la terapia convencional del cáncer. Publicado en Journal of Translational Medicine 2014


Puede descargar este estudio científico haciendo clic en la referencia.


Estos investigadores comentan que la terapia con interleucina-2 ha mostrado efectos positivos en el 10-20% de los melanomas y también en paciente con carcinoma de células renales, y que la mitad de estos muestra una remisión del cáncer por un buen tiempo. Lamentablemente el tratamiento con interleucina-2 es muy tóxico y se ha relacionado con toxicidad severa y muerte. Al mismo tiempo se ha mostrado que la terapia con interleucina-2 reduce los niveles de vitamina C del cuerpo del paciente. Finalmente comentan que la vitamina C puede ser un excelente tratamiento complementario a la interleucina-2 porque a diferencia de otros medicamentos que podrían interferir con el efecto terapéutico de la interleucin-2, la vitamina C no sólo reduciría los efectos adversos de la interleucina, sino que también aportaría al tratamiento porque tiene poder anticancerosos mediante efectos antiangiogénicos y cictotóxicos.




Los 3 siguientes artículos son respecto al uso de megadosis endovenosas de vitamina C en pacientes con cáncer y fueron publicados por el equipo del Dr. Riordan, famoso experto del mundo de la medicina ortomolecular. Estas publicaciones se realizaron en el Journal of Orthomolecular Medicine


Puede descargar este estudio científico haciendo clic en la referencia.


Todos estos estudios muestran como la vitamina C en altas dosis y administrada de manera endovenosa tiene la capacidad de eliminar tumores sin dañar células sanas, siendo un tratamiento eficaz contra el cáncer.




La vitamina C puede ser usada como tratamiento complementario a la quimioterapia en pacientes con cáncer. Estudio publicado en Frontiers in Oncology 2014


Puede descargar este estudio científico haciendo clic en la referencia.


Este trabajo indica que el uso de vitamina C en conjunto con la quimioterapia puede reducir los efectos negativos de la quimio como la fatiga, insomnio, pérdida del apetito, nauseas y el dolor. Al mismo tiempo la vitamina C puede mejorar la capacidad física, cognitiva, emocional, el funcionamiento social y la salud en general del paciente.





"Continuaremos incorporando más estudios científicos próximamente"

ESCRÍBENOS A

Padre Mariano 103, Oficina 205, Providencia, Santiago, RM.

ENCUÉNTRANOS EN

LLÁMANOS AL

(+56) 2 2793 4087

© 2020 Instituto Clínico ILPA. Todos los derechos reservados.