LA MEDICINA INTEGRATIVA, LIBRE Y CURATIVA (MILC)

Por el Dr. Pablo Paulsen. Director de Instituto Clínico ILPA.

Hemos desarrollado esta medicina con el objetivo de mejorar la salud de las personas, entendiendo el concepto de salud no sólo como la falta de enfermedades, sino como el bienestar físico, mental y social de una persona.

Para esto integramos la medicina convencional con lo mejor de las medicinas complementarias en un intento de mejorar la salud del paciente incluso en patologías donde habitualmente se considera que no hay nada por hacer.

¿CÓMO LO HACEMOS?

Utilizando 3 herramientas: las manos, la palabra y lo que nos da la naturaleza mediante la combinación de elementos nobles como el sol, el aire, el agua y la tierra.

Nuestras Manos

Existen muchas medicinas manipulativas tales como la quiropráctica, osteopatía, terapia manual, masaje terapéutico y otras. Nosotros hemos reunido técnicas y visiones de cada una de ellas para entregar un manejo integral a nuestros pacientes.

La Palabra

Muchas de las patologías de los pacientes recaen o surgen de lo psíquico, experiencias, miedos y emociones. Es por esto que en muchos casos parte importante de nuestro tratamiento consiste en el acompañamiento del paciente mediante el diálogo, el análisis, la reflexión y el crecimiento personal.

Elementos Nobles

La tierra y el aire limpios, la luz del sol y el agua pura dan origen a todos los elementos nutritivos de nuestro planeta y permiten millones de procesos vitales dentro de nuestro cuerpo. Nosotros ayudamos a nuestros pacientes a nutrirse y desintoxicarse mediante un estilo de vida saludable que permita desinflamar y reparar su cuerpo. Utilizamos plantas, alimentos, nutrientes y otros medicamentos naturales.

Tanto la medicina convencional como la medicina complementaria tienen muchas cosas positivas para ofrecer al paciente, pero ambas presentan grandes problemas y dificultades actualmente.

Este artículo pretende plantearle al lector las dificultades de la medicina actual tanto en la MTC como en la medicina convencional, para poder entender la justificación del desarrollo de una medicina diferente. La medicina que realizamos en Instituto Clínico ILPA busca superar estas dificultades para poder entregarle al paciente una medicina integrativa de mayor calidad. A esta medicina le hemos llamado medicina libre y curativa.

La medicina libre y curativa busca superar los conflictos de interés que afectan negativamente a las diferentes formas de medicina. El término curativa implica que siempre intenta sanar al enfermo, en el mayor grado posible e incluso en patologías donde se ha establecido que no es posible curar y sólo nos hemos de conformar con tratamientos farmacológicos sintomáticos a permanencia. El término libre se basa en el ejercicio de la práctica clínica libre de influencias de diferente tipo que generan importantes conflictos de interés e impiden realizar una medicina imparcial y económicamente justa para el paciente.

Puede hacer clic aquí para conocer las definiciones importantes para este artículo, como medicina tradicional, medicina convencional, medicina complementaria, etc.

1.- Dificultades de las Medicinas Tradicionales y Complementarias (MTC)

2.1.- La broncemia.


Para explicar este problema usaremos un texto extraído y modificado de nuestro libro “Un libro medicinal para personas con diagnóstico de fibromialgia”. Puede leer y descargar el libro haciendo clic aquí.

Inicio del extracto:

En las décadas finales del siglo pasado el Dr. Narciso Hernández, cirujano argentino, nos entregó un término llamado broncemia, que significa acumulación de bronce en la sangre y que conduce a la bronceosis que es la acumulación de bronce en el cuerpo. Esta es una enfermedad propia de los adultos, la cual se da especialmente entre los médicos y que cursa con dos etapas: la primera es la importantitis en la cual el paciente se cree tan importante que nadie es mejor que él, y en la segunda está la inmortalitis, donde el enfermo siente que es tan superior que llega al nivel de ser una impresionante estatua inmortal, de tal importancia que ha de ser recordado por siempre por todos quienes tuvieron el honor y fortuna de conocerle y quienes no le conocieron podrán saber de él o ella gracias a sus tremendas hazañas y contribuciones a la humanidad.

Esta enfermedad se desarrolla especialmente en aquellos lugares donde se enferma el ego, lugares donde se presume un alto nivel de intelectualidad y el medio ecológico ideal es la universidad, pero también se da de manera muy severa en otros ambientes, especialmente en los que abunda el poder.

Los síntomas más comunes son tres: diarrea mental, hipoacusia interlocutora y reflejo céfalo caudal. La diarrea mental se caracteriza por hablar demasiado y especialmente de uno mismo o de sus grandes logros; la sordera interlocutoria consiste en la incapacidad de escuchar lo que hablan los demás y el reflejo céfalo caudal produce una actitud de caminar con la cabeza elevada, como grandes próceres o incluso como parte de la realeza.

Poco a poco el bronce invade cada vez más tejidos, los músculos del cuerpo hacen que cada vez la posición sea más erguida, la mirada hacia lo alto impide mirar a quienes se encuentran debajo de él o ella y luego se afectan los músculos de la cara lo que impide sonreir y dar una mirada de ternura al enfermo. Las cuerdas vocales se endurecen impidiendo tener una voz acogedora y cercana, los cambios patológicos que ocurren son innumerables, complejos y variados.

Poco a poco el médico se va convirtiendo en la estatua de bronce que adornará el patio del hospital o alguna plaza pública para ser recordado por siempre… pero este camino lo aleja demasiado de sus pacientes.

Otra patología de depósito que hemos observado, para complementar la maravillosa descripción del Dr. Hernández, es la del hastío. Tristemente se deposita en algunos y lo hace poco a poco, las zonas del cerebro que un día brillaron en ese niño que soñó con ayudar a los enfermos, oscureciéndolas. Esto es muy fácil en un sistema médico desarrollado por el camino de IG Farben.

Fin del extracto.




2.2.- La calidad de la ciencia afectada por conflictos de interés.


Para explicar este problema también usaremos un texto extraído y modificado de nuestro libro “Un libro medicinal para personas con diagnóstico de fibromialgia”. Puede leer y descargar el libro haciendo clic aquí.

Inicio del extracto:

La información que manejamos los profesionales sanitarios viene directamente de la investigación científica. El término investigación científica nos hace pensar en objetividad, imparcialidad, confiabilidad y evidencia… finalmente nos hace pensar en que estamos trabajando con la verdad.

Lamentablemente la investigación científica actual tiene algunos problemas, estos problemas pueden afectar el rendimiento de la medicina, incluyendo a todas las profesiones sanitarias que la conforman.

En este punto se vuelve necesario explicar cómo es que funciona el mundo científico en el área de la medicina.

La verdad es que el mundo científico funciona muy similar en todas las áreas del conocimiento. En primer lugar existen científicos que realizan investigación, estos científicos tienen diferentes profesiones: bioquímicos, químicos farmacéuticos, médicos, veterinarios, ingenieros, etc. Estos científicos trabajan en lugares como las universidades, institutos de investigación y laboratorios farmacéuticos.

También tenemos que explicar que existen revistas científicas. Estas revistas son diferentes a las encontradas habitualmente en librerías y kioscos, las cuales tienen función de entretención y están escritas de una manera periodística. Las revistas científicas no tienen nada que ver con las revistas que las personas leen a diario, de hecho las revistas científicas actuales son sólo documentos digitales que los profesionales de la salud vemos por internet, no están en ningún kiosco y probablemente ni siquiera el 1% de los pacientes alguna vez ha visto una.

Antiguamente las revistas científicas se enviaban por correo y formaban parte de la biblioteca de las universidades y de los hospitales, para que los estudiantes y los profesionales sanitarios pudieran leerlas.

El término “revista científica” se usa porque existen sociedades de científicos expertos en diferentes áreas. Estos expertos son los encargados de publicar investigaciones científicas para que toda la comunidad sanitaria mundial pueda leerlas, analizarlas y utilizarlas como evidencia para así crear protocolos de tratamiento clínico y asignaturas de estudio universitarias, en otras palabras lo que todos conocemos como “medicina”.

Todo lo que sabemos en medicina, todo lo que está en nuestros libros, todo está publicado en alguna revista científica. De hecho en la actualidad los libros de medicina están en desuso, debido a que ya no se justifica mucho su existencia. Normalmente la información contenida en un libro de medicina escrito en inglés tiene una antigüedad de alrededor de 5 años, eso significa 5 años de atraso científico comparado a los nuevos descubrimientos. Debido al tiempo y gestión que toma la traducción de los libros, un libro de medicina en español tiene un atraso en la información aún mayor.

Antiguamente era necesario usar libros, ya que la información científica no estaba en internet. Hoy toda la información científica está disponible de manera digital, por lo que es mucho más fácil leerla directamente de una revista científica online o desde otro sistema de información digital, en vez de esperar años para que se escriba un libro que la contenga.

En el pasado fue útil la existencia de libros, debido a que era imposible leer la información directamente desde las revistas científicas. Esto en primer lugar porque existen miles de revistas científicas diferentes y en cada una de ellas se han publicado miles de estudios. Fue por esto que reconocidos expertos reunieron y organizaron la información médica publicada en las revistas científicas en otro elemento más cercano a los estudiantes y profesionales, los libros de medicina. Así nacieron los textos modernos de estudio de las diferentes ramas de esta ciencia: libros de anatomía, biología, farmacología, cirugía, etc.

Hay pocas materias donde todavía son útiles los libros, normalmente son las materias básicas de los primeros años de medicina como anatomía, biología y otras, las cuales no tienen relación directa con las ramas terapéuticas…

… Otro punto importante de señalar en estas páginas es la especialización en medicina. La especialización es muy útil, pero no puedo olvidar las palabras de un profesor quién fue Ministro de salud de Chile: “El 90% de las personas de un país necesitan un excelente médico general, sólo el 10% necesitan buenos especialistas”.

A pesar de esto más del 90% de los médicos que he conocido, ven hoy la especialización como único camino en su profesión. De hecho mis colegas miran mi opción por la medicina general con ojos llenos de bronce, incluso esta visión ha sido contagiada a quienes están en el mundo de la medicina complementaria e incluso al mundo de los pacientes.

Antes un médico general era un experto en quien confiar, hoy un médico general es un doctor de segunda categoría.

Normalmente los motivos para especializarse son subir un peldaño más en la escalera social y profesional, ganar más dinero, incluso muchos tienen la motivación de “ganar más dinero trabajando menos”, y otros motivos similares y completamente comprensibles para nosotros que vivimos en el imperio del dinero, idea que será explicada más adelante. Nunca he escuchado a un colega admitir que busca especializarse porque así alcanzará una forma para ayudar mejor y a más enfermos. Sólo he conocido a 3 médicos quienes no estuvieron afanados por especializarse durante el tiempo que compartí con ellos, médicos conformes con ser buenos médicos generales hoy: la Dra. Yanina Rojas, el Dr. Guillermo Rivera y el Dr. Cristian Urrea. De ellos destaco que realmente pude ver en sus actos el ímpetu de ser buenos médicos para hacer buena medicina.

Quizás uno de los factores que hacen difícil sacar lo mejor de la medicina convencional es iniciar la especialización con los zapatos equivocados.

Hay mucho que mejorar en la medicina, en otras palabras mucho que sanar


… ¿Qué tan científica es la medicina hoy?

En primer lugar… ¿Qué es la ciencia? En palabras sencillas es sólo un método para responder preguntas buscando tener respuestas correctas. La ciencia es una forma de buscar la verdad. Algunos confunden los términos ciencia y tecnología como si fueran una sola cosa, la verdad es que la tecnología consiste sólo en instrumentos, si usamos la tecnología de forma correcta nos acerca a la verdad pero si la usamos mal entonces nos aleja de ella.

La verdad es muy importante cuando queremos ayudar a los enfermos, la verdad es necesaria para poder ayudar a los enfermos, de hecho es obligatoria.

Entonces podemos preguntarnos ¿Qué tan científica es la medicina hoy? Muchos investigadores trabajan para responder esta pregunta, podríamos escribir un libro completo sólo sobre este tema, pero ya se han escrito suficientes. Lamentablemente es casi imposible escuchar sobre este tema durante nuestra formación en la universidad. De todas maneras analizaremos esta pregunta brevemente.

El año 2016 la doctora Shareen A. Iqbal, del Departamento de Epidemiología de la Escuela de Salud Pública Rollins, Atlanta, Georgia, EE.UU., junto con el doctor Joshua D. Wallach, del Departamente de Investigación en Salud y Política de la Escuela de Medicina de Stanford, en California EEUU, publicaron un interesante estudio científico llamado “Reproducible Research Practices and Transparency across the Biomedical Literature”. Esta investigación buscó evaluar la confiabilidad que tiene la ciencia en el mundo de la medicina de hoy. (1)

Los doctores revisaron cientos de estudios publicados en las revistas científicas más importantes del mundo y lo que encontraron es muy diferente a lo que se nos hace pensar a los médicos.

  • Ninguno, dentro de cientos de estudios científicos, publicó toda la información necesaria para poder evaluar críticamente si los resultados obtenidos eran confiables.

    En el mundo de la ciencia, cuando un científico realiza un estudio serio, el cual realmente busca encontrar la verdad para el beneficio de los enfermos y el desarrollo de la medicina, tiene que incluir en su publicación toda la información necesaria para que otros investigadores puedan comprobar la veracidad de los descubrimientos realizados.

    De esta manera otros expertos pueden repetir el experimento y si es que obtienen los mismos resultados, entonces el valor de verdad de la primera investigación es realmente alto. Si al contrario, los resultados son diferentes entonces la primera investigación debe quedar bajo observación.

  • Dentro de cientos de estudios científicos sólo uno publicó el protocolo completo de investigación. Eso quiere decir que casi nadie se preocupa de que su trabajo científico pueda ser revisado y comprobado.

  • Los profesionales sanitarios habitualmente creemos que en el mundo de la investigación cada importante descubrimiento o aseveración científica es comprobada. Creemos que cada medicamento y protocolo de tratamiento existente ha sido comprobado una y otra vez, hasta asegurar que cada forma de terapia para cada enfermedad es la mejor y más segura disponible para cada uno de los pacientes. Pero los investigadores descubrieron que ni siquiera el 1% de los estudios científicos publicados se trató de estudios de comprobación.

  • Es altamente necesario y éticamente correcto que cuando un investigador científico realiza una publicación, declare en su publicación todos los conflictos de interés que tiene en el asunto investigado. Esto quiere decir que si los investigadores trabajan para un laboratorio farmacéutico que vende el medicamento que se está estudiando en el experimento, entonces los científicos deben declarar públicamente que tienen un conflicto de interés. Esto es obvio, ya que si la investigación es realizada por quienes se beneficiarán con la venta del medicamento entonces existe la posibilidad de que el trabajo tenga errores. Los científicos descubrieron que la mayoría de los estudios no mencionan si existe o no conflicto de interés. Actualmente es muy mal visto que los investigadores no hagan declaración de conflictos de interés, por lo que está aumentando este tipo de declaraciones.

¿Qué sentido tiene que exista un mundo de investigación científica donde
a nadie le interesa que sus resultados puedan ser verificados?


Investigaciones científicas con datos faltantes, estudios incomprobables, ausencia de estudios de comprobación, falta de declaración de conflicto de interés… esto nos muestra que claramente no existe un gran esfuerzo en el mundo de la ciencia médica por hacer un trabajo impecable. Si el objetivo principal del mundo cientítifico en medicina fuera el beneficio a los enfermos, existirían muchos más trabajos de comprobación y el 100% de las investigaciones científicas publicarían toda la información necesaria para poder comprobar los experimentos.

La investigación científica debe ser realizada de manera profesional, de manera seria y con objetivos nobles, no con objetivos comerciales…

… Existen trabajos que demuestran que la investigación científica es financiada directa o indirectamente por la industria farmacéutica casi completamente, especialmente mediante el lobby que tiene esta industria en el mundo de la política.

Existe una agencia gubernamental en Estados Unidos llamada Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), la cuál es muy importante en todo el mundo occidental en temas de salud. Esta agencia es la responsable de la regulación de alimentos, medicamentos, cosméticos, aparatos médicos, productos biológicos y derivados sanguíneos, tanto para personas como para animales. Se han publicado trabajos científicos que demuestran que existen medicamentos que son aprobados por la FDA, y que a pesar de que luego de su aprobación se ha demostrado que son inefectivos e incluso dañinos, se siguen utilizando en todo el planeta.

De hecho, para que se retire un medicamento del mercado lo necesario no es que se demuestre que sea ineficaz, dañino o incluso mortal. Lo necesario para que se retire un medicamento del mercado es que éste haga tanto daño que las personas y los profesionales sanitarios lleguen al punto de hacer presión social y política para que se retire.

La investigación científica en farmacología y áreas similares de la medicina es financiada por las compañías privadas, pero especialmente por el dinero estatal. En todos los países, especialmente los más ricos del mundo, la industria farmacéutica tiene el permiso para sacar dinero de las arcas estatales, tiene la autorización para utilizar en investigación el dinero que le pertenece a los habitantes del país. El dinero que la industria farmacéutica recibe de las arcas estatales aumenta cada año, una investigación nos dice que entre 1995 a 2005 aumentó hasta en un 369%. (2)

Existen muchos conflictos de interés en la invesigación científica en medicina: en el 93% de los científicos autores de las investigaciones, en el 46% de los revisores y en el 40% de los editores de las revistas científicas. (3)

Por otro lado el mundo de la investigación científica ha alcanzado el punto de desvirtuar su propio desiderátum. En la actualidad la presión económica y el ego han conseguido que se incluyan nuevos motivos para hacer publicaciones científicas, motivos diferentes al original de “encontrar la verdad”. Hoy se ha llegado a un punto de producción de publicaciones científicas a granel producto de una fuerte concepción de la idea de “publicar o perecer”, “publica para ser alguien y sigue publicando para seguir creciendo” (4). Esto provoca que la responsabilidad, junto con los méritos del trabajo científico, se diluyan en un mundo oscuro y nebuloso (5), donde en la actualdidad la corrupción científica se ha identificado como principal explicación para una serie de fenómenos negativos del mundo de la investigación (4). Algunos de los ejemplos típicos de corrupción científica son:

  • El intercambio recíproco de autorías científicas. Esto consiste en que un científico incluye a algún colega en su publicación sin que esta persona haya trabajado en la investigación, esto se hace a cambio de que el colega haga lo mismo por él e incluya su nombre en alguna de sus publicaciones también. Esto permite que los científicos simulen realizar mayor cantidad de estudios científicos que los que realmente hacen, esto ocurre en el 33% de las publicaciones (4).

  • Mención de científicos prestigiosos que no participaron en el trabajo (4). Esto consiste en mentir e incluir de manera falsa a algún científico importante y famoso dentro del listado de autores de algún experimento. De esta forma se infla el valor del estudio científico frente a los ojos de una comunidad profesional que valora las cosas en base a la moneda del ego.

  • Autorías o coautorías forzadas (4). Muchas veces cuando un científico hace un experimento y publica su trabajo, está obligado a incluir como autores a otras personas que realmente no participaron del trabajo. Algunas de estas personas son por ejemplo sus jefes u otros compañeros del laboratorio. Incluso a veces el investigador está obligado u obligada a incluir amigos o parejas sentimentales de los jefes. Para esta última afirmación no tengo una referencia científica, sólo la experiencia de amigos personales que se dedican a la investigación científica y a quienes he visto pasar por este tipo de problemas.

  • El “autor fantasma” (4). Consiste en excluir al autor real o a algún colaborador del trabajo científico debido a motivos como su falta de prestigio (por ejemplo cuando el autor es un estudiante), o simplemente porque el jefe del laboratorio o alguna persona con poder suficiente tiene enemistad con alguno de los científicos del grupo, en otras palabras “tu jefe se queda con los méritos de tu trabajo”. Esto se presenta en más del 30% de los trabajos publicados (6 y 7) .

Es evidente que el mundo de la ciencia ha desarrollado un claro problema de ética y honestidad (8). Es por este tipo de problemas que ha sido necesario desarrollar el término medicina libre. Un clínico que quiere ejercer su trabajo y dar el mejor tratamiento posible a sus pacientes tiene una enorme carga de trabajo, ya que no puede aceptar toda la información publicada antes de evaluarla de forma crítica. En la escuela de medicina no se nos entrena en las habilidades necesarias para hacer medicina libre, de hecho se nos forma para seguir de manera incuestionada protocolos que han sido diseñados por otras personas, personas que ni siquiera conocemos. De hecho podemos ver que según la investigación de la ya mencionada doctora Shareen A. Iqbal (1), la cual es sólo una de cientos de publicaciones similares, que la ciencia en el mundo de la medicina no tiene interés en comprobación ni verificación y por lo tanto es imposible que exista un real interés en la calidad.

Las dos ideas planteadas aquí, la broncemia y los problemas en la investigación cientítica son dos situaciones que necesitamos reparar para hacer una buena medicina. No es fácil sanar la medicina, pero tampoco es difícil. Lo único que tenemos que hacer, es hacerlo.




2.3.- Calidad y seguridad cuestionables.


En la escuela de medicina nos enseñan que la medicina convencional de hoy es la mejor forma de medicina del mundo y que es la mejor con la que hemos contado en la historia.

Pero por otro lado tenemos 2 realidades muy complejas:

  • La primera es que la medicina de hoy se basa principalmente en el uso de fármacos. Usar medicamentos para controlar los procesos fisiopatológicos del enfermo, esto se nos enseña como una verdad inamovible y la única forma de medicina lógicamente correcta. Pero en la actualidad pareciera ser que este paradigma está comenzando a mostrar fallas evidentes en su eficacia.

  • La segunda es que la filosofía de tratar las enfermedades con medicamentos como principal herramienta ha provocado que la medicina convencional se transforme en una de las principales causas de muerte en el mundo, evidenciando un importante fallo en la seguridad de la medicina convencional. (9)

Para explicar todo esto también usaremos un extracto de nuestro libro “Un libro medicinal para pacientes con diagnóstico de fibromialgia”. Puede hacer clic aquí para ir al libro.

Inicio del extracto:

En la universidad tenemos que estudiar con mucha profundidad el uso de medicamentos, desde tercer a séptimo año de la carrera, aprendemos cómo usar medicamentos a nivel de experto.

Al leer muchos artículos científicos sobre los medicamentos en la fibromialgia, hemos podido obtener las mismas conclusiones que los pacientes han descubierto por sí mismos: los fármacos entregan una mejoría cuestionable. De hecho si es que los estudios científicos llegaran a una conclusión diferente a la de los pacientes, entonces podríamos estar seguros de una cosa: estaríamos frente a mala ciencia.

Otra cosa quizás más interesante todavía, es la verdad sobre los fármacos.

En la universidad recibimos una formación en farmacología típica. En la medicina se supone que existe un principio: primero no hacer daño. La verdad es que todo estudiante de las ciencias de la salud ha escuchado sobre él, pero la mayoría no ha sido correctamente formado en él.

Algunos colegas no coincidirán con esta aseveración, a ellos les solicitamos que lean con mucha atención los siguientes párrafos y luego revisen las referencias científicas para corroborar la veracidad de nuestras palabras.

En la escuela de medicina, ya en tercer año cuando se comienzan a estudiar las patologías, aprendemos cuales son las principales causas de muerte en el mundo, las cuales varían según cada país.

Las principales causas de muerte en el mundo que nos enseñan hoy son:

  1. Las enfermedades cardiovasculares como el infarto al corazón y el infarto cerebral.

  2. Cáncer.

  3. Enfermedades respiratorias como infecciones, bronquitis crónica y cáncer del sistema respiratorio, el cual por sí sólo se puede considerar la cuarta causa de muerte.

  4. También está el alzheimer y otras demencias.

  5. Luego la diabetes mellitus.


Sin duda, cualquier médico estaría feliz de poder curar cualquiera de estas enfermedades. Lamentablemente a pesar de que cada día hay más médicos, la cantidad de personas que presentan estas enfermedades está aumentando.

Cada día hay más profesionales sanitarios, más medicamentos, más técnicas quirúrgicas… pero lamentablemente también hay cada día más enfermos. Podríamos pensar que la batalla contra estas patologías no las podemos ganar por cantidad de colegas ni cantidad de medicamentos, entonces la solución tiene que ser otra.

En la universidad se nos transmite un pensamiento que nos hace creer y por lo tanto actuar según el siguiente concepto: las enfermedades están aumentando a pesar de nuestro esfuerzo, por lo tanto tenemos que poner más fuerza a la máquina.

En nuestro instituto somos partidarios de otra manera de pensar: Si nuestro máximo esfuerzo no da más resultado que el aumento del problema, entonces dejemos de culpar sólo al problema y revisemos también nuestros métodos.

Hace algunos años un par de investigaciones nos mostraron una verdad impresionante.

Cada día se ocupan nuevos medicamentos en el mundo, cada día más personas usan medicamentos, por lo tanto cada día hay más reacciones adversas. Pero es muy dificil encontrar investigación científica respecto a este tema.

Gracias a un par de singulares y valientes investigaciones científicas podemos darnos cuenta de que los medicamentos y la medicina convencional, son una de las principales causas de muerte en el mundo. (9)

Los norteamericanos son quienes realizan más investigación científica en el planeta, como dijo una vez un profesor de traumatología en la escuela de kinesiología: “Los gringos estudian hasta por qué las hormigas mueven las antenas”.

Según las siguientes dos investigaciones, en los EE.UU. los medicamentos correctamente recetados y administrados están entre la cuarta a sexta causa de muerte. Probablemente en el resto del mundo la cifra sea similar. Esto quiere decir que la propia medicina, correctamente ejecutada, mata más personas que la diabetes.

No podemos dejar de mencionar en este punto, que en Chile, nuestros legisladores
están moviendo esta balanza cada día más hacia el punto donde las personas
podrán comprar medicamentos en cualquier parte, incluso en tiendas diferentes
a las farmacias, como por ejemplo los supermercados.

Con todo lo leído en este libro, nuestro lector podrá imaginarse quienes
son los más beneficiados con este tipo de legislación



Estas cifras son alarmantes. De hecho, si simplemente nos reducimos a la evidencia científica podemos observar que solamente en los EEUU cada año mueren más de 100.000 personas debido al uso de medicamentos.

Según estas investigaciones las personas dañadas por los fármacos pero que no alcanzan a morir por culpa de los medicamentos que reciben, son más de 2 millones cada año.

100.000 muertos y 2.000.000 de heridos en sólo 1 año,
cualquiera pensaría que hablamos de una guerra.



Muchos médicos divergentes del mundo usan el siguiente ejemplo:

Un avión promedio puede llevar unas 200 personas. Para alcanzar la cifra de muertos que resulta mediante el uso de lmedicamentos sólo en EEUU, deberían caer más de 500 aviones cada año. Sin duda que si sucediera esto, tanto el público como los empleados de las líneas aéreas se verían alarmados.

¿Por qué en medicina no nos alarmamos? Bueno, la verdad es que tenemos la certeza de que salvamos a mucha gente y por lo tanto vivimos suponiendo que salvamos más personas de la que dañamos.

Pero durante toda nuestra formación se nos mantiene al margen de las cifras oficiales. Según esta evidencia científica, que nos muestra pacientes fallecidos directamente por culpa de las reacciones adversas a los medicamentos durante una hospitalización, entonces la medicina que hacemos se encuentra entre las principales causas de muerte en el mundo.

De hecho si la administración de medicamentos es la cuarta causa de muerte, entonces tenemos que revisar lo que hacemos en muchos enfermos. Si perdemos el principio de primero no hacer daño, entonces fracasaremos como sanadores.

¿Cuántos de nuestros enfermos se complican más de lo necesario por el uso de medicamentos?

¿Cómo podemos saber si existen otras maneras de tratar enfermos si se nos ha formado en un paradigma construido con tantos conflictos de interés?

En el hospital donde hice la mayoría de mis prácticas, se realiza cada jueves una actividad muy interesante, una reunión clínica donde alguien realiza una clase o presentación que busca enseñar y mantener actualizados a los demás integrantes del hospital. El presentador puede ser cualquier integrante del hospital, es una actividad que me llamó la atención especialmente por su filosofía de apertura y equidad en valor para cada miembro del hospital. Lamentablemente algunas veces la “bronceosis” nos dificultaba valorar las presentaciones de quienes no eran médicos.

Una de las presentaciones más importantes que presencié fue la de un médico experto en infectología, el doctor fue invitado desde otro hospital, uno de los hospitales más importantes de nuestro país, el Hospital Clínico J.J. Aguirre de la Universidad de Chile.

La presentación fue sobre los últimos avances en infectología, la especialidad médica dedicada a las enfermedades infecciosas. El doctor habló sobre la resistencia a los antibióticos, los nuevos organismos infecciosos resistentes y dio especial énfasis a las bacterias KPC, unas nuevas bacterias resistentes que hacen estragos en los pacientes, porque ni siquiera los antibióticos más poderosos del mundo pueden hacer algo. (10)

Existen diferentes tipos de antibióticos, uno de los más usados son los antibacterianos, medicamentos que tal como su nombre lo dice sirven para matar bacterias. Respecto a este tipo de medicamentos existe un fenónemo interesante, las bacterias tienen la capacidad de desarrollar resistencia a ellos y entonces sobreviven a pesar de que los pacientes usen el fármaco. Cada día hay más bacterias resistentes en el mundo, porque con el pasar de los años sólo hemos podido matar a las bacterias que eran sensibles a los antibióticos, hoy estamos viviendo en un planeta habitado por los nietos y tataranietos de las primeras bacterias resistentes que sobrevivieron a los antibióticos hace años y que se han reproducido, ya que una de las formas de ser una bacteria resistente, es heredar la resistencia que tenían sus bacterias padres.

Dentro de la presentación del médico del Hospital Clínico J.J. Aguirre hubo información muy valiosa, pero por lejos lo que más me llamó la atención y golpeó fuertemente fue una verdad que nunca había escuchado decir a un médico, de hecho sólo había leído sobre ella en artículos que presagiaban un problema en medicina que todos veíamos en el futuro lejano.

No recuerdo las palabras exactas del doctor, pero la idea fue la siguiente: “La resistencia a antibióticos es un problema, la resistencia bacteriana a los antibióticos se está desarrollando tán rápido que los laboratorios invierten miles de millones en desarrollar un antibiótico que sólo será útil por 5 ó 10 años, debido a esto los laboratorios han frenado su investigación en medicamentos antibacterianos, hoy ya no se invierte en investigación para desarrollar antibacterianos. En algunos años más esta misma generación de médicos volverá a la época de la historia donde los pacientes morían de un resfriado…”

Estas palabras me impresionaron por diferentes motivos:

  1. La industria dejó de invertir porque cinco años de venta de un medicamento impide tener ganancias importantes. Considerando que los medicamentos anti infecciosos son de importancia vital, sólo podemos esperar una medida como ésta de una industria nacida de IG Farben. (Para saber qué es IG Farben, hacer clic aquí). Una industria con motivaciones humanitarias no se detendría en sus esfuerzos por el desarrollo de nuevos antiinfecciosos aún si no pudiera ganar dinero.

  2. Mientras en la medicina convencional no se ven soluciones a este gran problema, investigadores de la medicina complementaria ya han comenzado a obtener resultados esperanzadores.

Un grupo de ellos logró demostrar que usando vitamina C en conjunto con los antibióticos es posible vencer la resistencia bacteriana. Esta investigación mostró que al usar vitamina C más antibióticos, es posible curar infecciones provocadas por las cepas más resistentes de tuberculosis (11). Un descubrimiento impactante. A pesar de esto, a pesar de que la evidencia científica está disponible, no se usa vitamina C en conjunto con los antibióticos prácticamente en ningún lugar.

Es sorprendente que la solución a un problema médico tan importante permanezca invisible para la comunidad profesional, cada vez que consista en formas de medicina diferentes a los fármacos. Cada vez que un importante descubrimiento y avance médico se realiza del otro lado de la medicina, del lado de las MTC, es como si no existiera.

¿Se da cuenta de la importante necesidad de la existencia del término “medicina libre”?

… los fármacos no son inocuos, de hecho son la cuarta causa de muerte en el mundo. Los fármacos no son la solución a todas las enfermedades, fueron muy útiles al inicio del tratamiento de enfermedades infecciosas pero no parecieran ser tan útiles en las epidemias de hoy. La diabetes, la hipertensión, los infartos, el cáncer y otras enfermedades aumentan cada día a pesar del desarrollo constante de la farmacología.

De hecho el mismo éxito que tuvieron antiguamente los fármacos en las enfermedades infecciosas, pareciera estar comenzando a desaparecer por la resistencia bacteriana a los antibióticos.

Hoy los fármacos parecen no poder ser la solución a las enfermedades infecciosas y
tampoco a las crónico degenerativas, cada día crecen las cifras de cáncer,
cada día más hipertensos, más diabéticos, más, más y más.


¿Será posible que el uso de sustancias artificiales no sea el mejor camino
para tratar la enfermedad de nuestro paciente?
Pero, si no usamos fármacos, ¿entonces qué usamos?.



Quizás la filosofía de sanar con fármacos no es tan buena como pensamos en algún momento, entonces ¿Cómo es que la medicina ha tomado el camino de los medicamentos como principal herramienta terapéutica? Esto lo podremos entender de una manera mucho más integral luego de terminar la tercera parte de este libro.

Fin del extracto.




2.4.- Asimetría en la relación médico paciente.


La relación médico-paciente es vital para el buen funcionamiento de la medicina. Lamentablemente existe una asimetría demasiado grande entre el doctor y el enfermo, diferencias sociales, diferencias económicas, diferencias culturales, etc.

Esto es algo que debemos trabajar.




2.5.- Daño a la medicina mediante el negocio: seguros, farmacias y políticos.


Este tema no es ninguna novedad, de hecho es la norma. Cada día existen más y más corporaciones que se suman al infame negocio de la enfermedad humana. Hemos visto colusión de las farmacias, abusos de parte de las ISAPREs, financiamiento ilógico desde FONASA para tratamientos de pacientes en clínicas privadas en vez de invertir para fortalecer la salud pública y muchos otros problemas.

Estamos trabajando para escribir artículos especiales de esta área.




2.6.- El desarrollo de la industria farmacéutica más allá de lo evidente.


Uno de los principales problemas que dañan a la medicina convencional es el control que tiene la industria farmacéutica sobre el desarrollo de toda la medicina.

Para esto prepararemos un artículo especial a la brevedad.





2.- Dificultades en la Medicina Convencional

2.1.- La broncemia.


Para explicar este problema usaremos un texto extraído y modificado de nuestro libro “Un libro medicinal para personas con diagnóstico de fibromialgia”. Puede leer y descargar el libro haciendo clic aquí.

Inicio del extracto:

En las décadas finales del siglo pasado el Dr. Narciso Hernández, cirujano argentino, nos entregó un término llamado broncemia, que significa acumulación de bronce en la sangre y que conduce a la bronceosis que es la acumulación de bronce en el cuerpo. Esta es una enfermedad propia de los adultos, la cual se da especialmente entre los médicos y que cursa con dos etapas: la primera es la importantitis en la cual el paciente se cree tan importante que nadie es mejor que él, y en la segunda está la inmortalitis, donde el enfermo siente que es tan superior que llega al nivel de ser una impresionante estatua inmortal, de tal importancia que ha de ser recordado por siempre por todos quienes tuvieron el honor y fortuna de conocerle y quienes no le conocieron podrán saber de él o ella gracias a sus tremendas hazañas y contribuciones a la humanidad.

Esta enfermedad se desarrolla especialmente en aquellos lugares donde se enferma el ego, lugares donde se presume un alto nivel de intelectualidad y el medio ecológico ideal es la universidad, pero también se da de manera muy severa en otros ambientes, especialmente en los que abunda el poder.

Los síntomas más comunes son tres: diarrea mental, hipoacusia interlocutora y reflejo céfalo caudal. La diarrea mental se caracteriza por hablar demasiado y especialmente de uno mismo o de sus grandes logros; la sordera interlocutoria consiste en la incapacidad de escuchar lo que hablan los demás y el reflejo céfalo caudal produce una actitud de caminar con la cabeza elevada, como grandes próceres o incluso como parte de la realeza.

Poco a poco el bronce invade cada vez más tejidos, los músculos del cuerpo hacen que cada vez la posición sea más erguida, la mirada hacia lo alto impide mirar a quienes se encuentran debajo de él o ella y luego se afectan los músculos de la cara lo que impide sonreir y dar una mirada de ternura al enfermo. Las cuerdas vocales se endurecen impidiendo tener una voz acogedora y cercana, los cambios patológicos que ocurren son innumerables, complejos y variados.

Poco a poco el médico se va convirtiendo en la estatua de bronce que adornará el patio del hospital o alguna plaza pública para ser recordado por siempre… pero este camino lo aleja demasiado de sus pacientes.

Otra patología de depósito que hemos observado, para complementar la maravillosa descripción del Dr. Hernández, es la del hastío. Tristemente se deposita en algunos y lo hace poco a poco, las zonas del cerebro que un día brillaron en ese niño que soñó con ayudar a los enfermos, oscureciéndolas. Esto es muy fácil en un sistema médico desarrollado por el camino de IG Farben.

Fin del extracto.




2.2.- La calidad de la ciencia afectada por conflictos de interés.


Para explicar este problema también usaremos un texto extraído y modificado de nuestro libro “Un libro medicinal para personas con diagnóstico de fibromialgia”. Puede leer y descargar el libro haciendo clic aquí.

Inicio del extracto:

La información que manejamos los profesionales sanitarios viene directamente de la investigación científica. El término investigación científica nos hace pensar en objetividad, imparcialidad, confiabilidad y evidencia… finalmente nos hace pensar en que estamos trabajando con la verdad.

Lamentablemente la investigación científica actual tiene algunos problemas, estos problemas pueden afectar el rendimiento de la medicina, incluyendo a todas las profesiones sanitarias que la conforman.

En este punto se vuelve necesario explicar cómo es que funciona el mundo científico en el área de la medicina.

La verdad es que el mundo científico funciona muy similar en todas las áreas del conocimiento. En primer lugar existen científicos que realizan investigación, estos científicos tienen diferentes profesiones: bioquímicos, químicos farmacéuticos, médicos, veterinarios, ingenieros, etc. Estos científicos trabajan en lugares como las universidades, institutos de investigación y laboratorios farmacéuticos.

También tenemos que explicar que existen revistas científicas. Estas revistas son diferentes a las encontradas habitualmente en librerías y kioscos, las cuales tienen función de entretención y están escritas de una manera periodística. Las revistas científicas no tienen nada que ver con las revistas que las personas leen a diario, de hecho las revistas científicas actuales son sólo documentos digitales que los profesionales de la salud vemos por internet, no están en ningún kiosco y probablemente ni siquiera el 1% de los pacientes alguna vez ha visto una.

Antiguamente las revistas científicas se enviaban por correo y formaban parte de la biblioteca de las universidades y de los hospitales, para que los estudiantes y los profesionales sanitarios pudieran leerlas.

El término “revista científica” se usa porque existen sociedades de científicos expertos en diferentes áreas. Estos expertos son los encargados de publicar investigaciones científicas para que toda la comunidad sanitaria mundial pueda leerlas, analizarlas y utilizarlas como evidencia para así crear protocolos de tratamiento clínico y asignaturas de estudio universitarias, en otras palabras lo que todos conocemos como “medicina”.

Todo lo que sabemos en medicina, todo lo que está en nuestros libros, todo está publicado en alguna revista científica. De hecho en la actualidad los libros de medicina están en desuso, debido a que ya no se justifica mucho su existencia. Normalmente la información contenida en un libro de medicina escrito en inglés tiene una antigüedad de alrededor de 5 años, eso significa 5 años de atraso científico comparado a los nuevos descubrimientos. Debido al tiempo y gestión que toma la traducción de los libros, un libro de medicina en español tiene un atraso en la información aún mayor.

Antiguamente era necesario usar libros, ya que la información científica no estaba en internet. Hoy toda la información científica está disponible de manera digital, por lo que es mucho más fácil leerla directamente de una revista científica online o desde otro sistema de información digital, en vez de esperar años para que se escriba un libro que la contenga.

En el pasado fue útil la existencia de libros, debido a que era imposible leer la información directamente desde las revistas científicas. Esto en primer lugar porque existen miles de revistas científicas diferentes y en cada una de ellas se han publicado miles de estudios. Fue por esto que reconocidos expertos reunieron y organizaron la información médica publicada en las revistas científicas en otro elemento más cercano a los estudiantes y profesionales, los libros de medicina. Así nacieron los textos modernos de estudio de las diferentes ramas de esta ciencia: libros de anatomía, biología, farmacología, cirugía, etc.

Hay pocas materias donde todavía son útiles los libros, normalmente son las materias básicas de los primeros años de medicina como anatomía, biología y otras, las cuales no tienen relación directa con las ramas terapéuticas…

… Otro punto importante de señalar en estas páginas es la especialización en medicina. La especialización es muy útil, pero no puedo olvidar las palabras de un profesor quién fue Ministro de salud de Chile: “El 90% de las personas de un país necesitan un excelente médico general, sólo el 10% necesitan buenos especialistas”.

A pesar de esto más del 90% de los médicos que he conocido, ven hoy la especialización como único camino en su profesión. De hecho mis colegas miran mi opción por la medicina general con ojos llenos de bronce, incluso esta visión ha sido contagiada a quienes están en el mundo de la medicina complementaria e incluso al mundo de los pacientes.

Antes un médico general era un experto en quien confiar, hoy un médico general es un doctor de segunda categoría.

Normalmente los motivos para especializarse son subir un peldaño más en la escalera social y profesional, ganar más dinero, incluso muchos tienen la motivación de “ganar más dinero trabajando menos”, y otros motivos similares y completamente comprensibles para nosotros que vivimos en el imperio del dinero, idea que será explicada más adelante. Nunca he escuchado a un colega admitir que busca especializarse porque así alcanzará una forma para ayudar mejor y a más enfermos. Sólo he conocido a 3 médicos quienes no estuvieron afanados por especializarse durante el tiempo que compartí con ellos, médicos conformes con ser buenos médicos generales hoy: la Dra. Yanina Rojas, el Dr. Guillermo Rivera y el Dr. Cristian Urrea. De ellos destaco que realmente pude ver en sus actos el ímpetu de ser buenos médicos para hacer buena medicina.

Quizás uno de los factores que hacen difícil sacar lo mejor de la medicina convencional es iniciar la especialización con los zapatos equivocados.

Hay mucho que mejorar en la medicina, en otras palabras mucho que sanar


… ¿Qué tan científica es la medicina hoy?

En primer lugar… ¿Qué es la ciencia? En palabras sencillas es sólo un método para responder preguntas buscando tener respuestas correctas. La ciencia es una forma de buscar la verdad. Algunos confunden los términos ciencia y tecnología como si fueran una sola cosa, la verdad es que la tecnología consiste sólo en instrumentos, si usamos la tecnología de forma correcta nos acerca a la verdad pero si la usamos mal entonces nos aleja de ella.

La verdad es muy importante cuando queremos ayudar a los enfermos, la verdad es necesaria para poder ayudar a los enfermos, de hecho es obligatoria.

Entonces podemos preguntarnos ¿Qué tan científica es la medicina hoy? Muchos investigadores trabajan para responder esta pregunta, podríamos escribir un libro completo sólo sobre este tema, pero ya se han escrito suficientes. Lamentablemente es casi imposible escuchar sobre este tema durante nuestra formación en la universidad. De todas maneras analizaremos esta pregunta brevemente.

El año 2016 la doctora Shareen A. Iqbal, del Departamento de Epidemiología de la Escuela de Salud Pública Rollins, Atlanta, Georgia, EE.UU., junto con el doctor Joshua D. Wallach, del Departamente de Investigación en Salud y Política de la Escuela de Medicina de Stanford, en California EEUU, publicaron un interesante estudio científico llamado “Reproducible Research Practices and Transparency across the Biomedical Literature”. Esta investigación buscó evaluar la confiabilidad que tiene la ciencia en el mundo de la medicina de hoy. (1)

Los doctores revisaron cientos de estudios publicados en las revistas científicas más importantes del mundo y lo que encontraron es muy diferente a lo que se nos hace pensar a los médicos.

  • Ninguno, dentro de cientos de estudios científicos, publicó toda la información necesaria para poder evaluar críticamente si los resultados obtenidos eran confiables.

    En el mundo de la ciencia, cuando un científico realiza un estudio serio, el cual realmente busca encontrar la verdad para el beneficio de los enfermos y el desarrollo de la medicina, tiene que incluir en su publicación toda la información necesaria para que otros investigadores puedan comprobar la veracidad de los descubrimientos realizados.

    De esta manera otros expertos pueden repetir el experimento y si es que obtienen los mismos resultados, entonces el valor de verdad de la primera investigación es realmente alto. Si al contrario, los resultados son diferentes entonces la primera investigación debe quedar bajo observación.

  • Dentro de cientos de estudios científicos sólo uno publicó el protocolo completo de investigación. Eso quiere decir que casi nadie se preocupa de que su trabajo científico pueda ser revisado y comprobado.

  • Los profesionales sanitarios habitualmente creemos que en el mundo de la investigación cada importante descubrimiento o aseveración científica es comprobada. Creemos que cada medicamento y protocolo de tratamiento existente ha sido comprobado una y otra vez, hasta asegurar que cada forma de terapia para cada enfermedad es la mejor y más segura disponible para cada uno de los pacientes. Pero los investigadores descubrieron que ni siquiera el 1% de los estudios científicos publicados se trató de estudios de comprobación.

  • Es altamente necesario y éticamente correcto que cuando un investigador científico realiza una publicación, declare en su publicación todos los conflictos de interés que tiene en el asunto investigado. Esto quiere decir que si los investigadores trabajan para un laboratorio farmacéutico que vende el medicamento que se está estudiando en el experimento, entonces los científicos deben declarar públicamente que tienen un conflicto de interés. Esto es obvio, ya que si la investigación es realizada por quienes se beneficiarán con la venta del medicamento entonces existe la posibilidad de que el trabajo tenga errores. Los científicos descubrieron que la mayoría de los estudios no mencionan si existe o no conflicto de interés. Actualmente es muy mal visto que los investigadores no hagan declaración de conflictos de interés, por lo que está aumentando este tipo de declaraciones.

¿Qué sentido tiene que exista un mundo de investigación científica donde
a nadie le interesa que sus resultados puedan ser verificados?


Investigaciones científicas con datos faltantes, estudios incomprobables, ausencia de estudios de comprobación, falta de declaración de conflicto de interés… esto nos muestra que claramente no existe un gran esfuerzo en el mundo de la ciencia médica por hacer un trabajo impecable. Si el objetivo principal del mundo cientítifico en medicina fuera el beneficio a los enfermos, existirían muchos más trabajos de comprobación y el 100% de las investigaciones científicas publicarían toda la información necesaria para poder comprobar los experimentos.

La investigación científica debe ser realizada de manera profesional, de manera seria y con objetivos nobles, no con objetivos comerciales…

… Existen trabajos que demuestran que la investigación científica es financiada directa o indirectamente por la industria farmacéutica casi completamente, especialmente mediante el lobby que tiene esta industria en el mundo de la política.

Existe una agencia gubernamental en Estados Unidos llamada Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), la cuál es muy importante en todo el mundo occidental en temas de salud. Esta agencia es la responsable de la regulación de alimentos, medicamentos, cosméticos, aparatos médicos, productos biológicos y derivados sanguíneos, tanto para personas como para animales. Se han publicado trabajos científicos que demuestran que existen medicamentos que son aprobados por la FDA, y que a pesar de que luego de su aprobación se ha demostrado que son inefectivos e incluso dañinos, se siguen utilizando en todo el planeta.

De hecho, para que se retire un medicamento del mercado lo necesario no es que se demuestre que sea ineficaz, dañino o incluso mortal. Lo necesario para que se retire un medicamento del mercado es que éste haga tanto daño que las personas y los profesionales sanitarios lleguen al punto de hacer presión social y política para que se retire.

La investigación científica en farmacología y áreas similares de la medicina es financiada por las compañías privadas, pero especialmente por el dinero estatal. En todos los países, especialmente los más ricos del mundo, la industria farmacéutica tiene el permiso para sacar dinero de las arcas estatales, tiene la autorización para utilizar en investigación el dinero que le pertenece a los habitantes del país. El dinero que la industria farmacéutica recibe de las arcas estatales aumenta cada año, una investigación nos dice que entre 1995 a 2005 aumentó hasta en un 369%. (2)

Existen muchos conflictos de interés en la invesigación científica en medicina: en el 93% de los científicos autores de las investigaciones, en el 46% de los revisores y en el 40% de los editores de las revistas científicas. (3)

Por otro lado el mundo de la investigación científica ha alcanzado el punto de desvirtuar su propio desiderátum. En la actualidad la presión económica y el ego han conseguido que se incluyan nuevos motivos para hacer publicaciones científicas, motivos diferentes al original de “encontrar la verdad”. Hoy se ha llegado a un punto de producción de publicaciones científicas a granel producto de una fuerte concepción de la idea de “publicar o perecer”, “publica para ser alguien y sigue publicando para seguir creciendo” (4). Esto provoca que la responsabilidad, junto con los méritos del trabajo científico, se diluyan en un mundo oscuro y nebuloso (5), donde en la actualdidad la corrupción científica se ha identificado como principal explicación para una serie de fenómenos negativos del mundo de la investigación (4). Algunos de los ejemplos típicos de corrupción científica son:

  • El intercambio recíproco de autorías científicas. Esto consiste en que un científico incluye a algún colega en su publicación sin que esta persona haya trabajado en la investigación, esto se hace a cambio de que el colega haga lo mismo por él e incluya su nombre en alguna de sus publicaciones también. Esto permite que los científicos simulen realizar mayor cantidad de estudios científicos que los que realmente hacen, esto ocurre en el 33% de las publicaciones (4).

  • Mención de científicos prestigiosos que no participaron en el trabajo (4). Esto consiste en mentir e incluir de manera falsa a algún científico importante y famoso dentro del listado de autores de algún experimento. De esta forma se infla el valor del estudio científico frente a los ojos de una comunidad profesional que valora las cosas en base a la moneda del ego.

  • Autorías o coautorías forzadas (4). Muchas veces cuando un científico hace un experimento y publica su trabajo, está obligado a incluir como autores a otras personas que realmente no participaron del trabajo. Algunas de estas personas son por ejemplo sus jefes u otros compañeros del laboratorio. Incluso a veces el investigador está obligado u obligada a incluir amigos o parejas sentimentales de los jefes. Para esta última afirmación no tengo una referencia científica, sólo la experiencia de amigos personales que se dedican a la investigación científica y a quienes he visto pasar por este tipo de problemas.

  • El “autor fantasma” (4). Consiste en excluir al autor real o a algún colaborador del trabajo científico debido a motivos como su falta de prestigio (por ejemplo cuando el autor es un estudiante), o simplemente porque el jefe del laboratorio o alguna persona con poder suficiente tiene enemistad con alguno de los científicos del grupo, en otras palabras “tu jefe se queda con los méritos de tu trabajo”. Esto se presenta en más del 30% de los trabajos publicados (6 y 7) .

Es evidente que el mundo de la ciencia ha desarrollado un claro problema de ética y honestidad (8). Es por este tipo de problemas que ha sido necesario desarrollar el término medicina libre. Un clínico que quiere ejercer su trabajo y dar el mejor tratamiento posible a sus pacientes tiene una enorme carga de trabajo, ya que no puede aceptar toda la información publicada antes de evaluarla de forma crítica. En la escuela de medicina no se nos entrena en las habilidades necesarias para hacer medicina libre, de hecho se nos forma para seguir de manera incuestionada protocolos que han sido diseñados por otras personas, personas que ni siquiera conocemos. De hecho podemos ver que según la investigación de la ya mencionada doctora Shareen A. Iqbal (1), la cual es sólo una de cientos de publicaciones similares, que la ciencia en el mundo de la medicina no tiene interés en comprobación ni verificación y por lo tanto es imposible que exista un real interés en la calidad.

Las dos ideas planteadas aquí, la broncemia y los problemas en la investigación cientítica son dos situaciones que necesitamos reparar para hacer una buena medicina. No es fácil sanar la medicina, pero tampoco es difícil. Lo único que tenemos que hacer, es hacerlo.




2.3.- Calidad y seguridad cuestionables.


En la escuela de medicina nos enseñan que la medicina convencional de hoy es la mejor forma de medicina del mundo y que es la mejor con la que hemos contado en la historia.

Pero por otro lado tenemos 2 realidades muy complejas:

  • La primera es que la medicina de hoy se basa principalmente en el uso de fármacos. Usar medicamentos para controlar los procesos fisiopatológicos del enfermo, esto se nos enseña como una verdad inamovible y la única forma de medicina lógicamente correcta. Pero en la actualidad pareciera ser que este paradigma está comenzando a mostrar fallas evidentes en su eficacia.

  • La segunda es que la filosofía de tratar las enfermedades con medicamentos como principal herramienta ha provocado que la medicina convencional se transforme en una de las principales causas de muerte en el mundo, evidenciando un importante fallo en la seguridad de la medicina convencional. (9)

Para explicar todo esto también usaremos un extracto de nuestro libro “Un libro medicinal para pacientes con diagnóstico de fibromialgia”. Puede hacer clic aquí para ir al libro.

Inicio del extracto:

En la universidad tenemos que estudiar con mucha profundidad el uso de medicamentos, desde tercer a séptimo año de la carrera, aprendemos cómo usar medicamentos a nivel de experto.

Al leer muchos artículos científicos sobre los medicamentos en la fibromialgia, hemos podido obtener las mismas conclusiones que los pacientes han descubierto por sí mismos: los fármacos entregan una mejoría cuestionable. De hecho si es que los estudios científicos llegaran a una conclusión diferente a la de los pacientes, entonces podríamos estar seguros de una cosa: estaríamos frente a mala ciencia.

Otra cosa quizás más interesante todavía, es la verdad sobre los fármacos.

En la universidad recibimos una formación en farmacología típica. En la medicina se supone que existe un principio: primero no hacer daño. La verdad es que todo estudiante de las ciencias de la salud ha escuchado sobre él, pero la mayoría no ha sido correctamente formado en él.

Algunos colegas no coincidirán con esta aseveración, a ellos les solicitamos que lean con mucha atención los siguientes párrafos y luego revisen las referencias científicas para corroborar la veracidad de nuestras palabras.

En la escuela de medicina, ya en tercer año cuando se comienzan a estudiar las patologías, aprendemos cuales son las principales causas de muerte en el mundo, las cuales varían según cada país.

Las principales causas de muerte en el mundo que nos enseñan hoy son:

  1. Las enfermedades cardiovasculares como el infarto al corazón y el infarto cerebral.

  2. Cáncer.

  3. Enfermedades respiratorias como infecciones, bronquitis crónica y cáncer del sistema respiratorio, el cual por sí sólo se puede considerar la cuarta causa de muerte.

  4. También está el alzheimer y otras demencias.

  5. Luego la diabetes mellitus.


Sin duda, cualquier médico estaría feliz de poder curar cualquiera de estas enfermedades. Lamentablemente a pesar de que cada día hay más médicos, la cantidad de personas que presentan estas enfermedades está aumentando.

Cada día hay más profesionales sanitarios, más medicamentos, más técnicas quirúrgicas… pero lamentablemente también hay cada día más enfermos. Podríamos pensar que la batalla contra estas patologías no las podemos ganar por cantidad de colegas ni cantidad de medicamentos, entonces la solución tiene que ser otra.

En la universidad se nos transmite un pensamiento que nos hace creer y por lo tanto actuar según el siguiente concepto: las enfermedades están aumentando a pesar de nuestro esfuerzo, por lo tanto tenemos que poner más fuerza a la máquina.

En nuestro instituto somos partidarios de otra manera de pensar: Si nuestro máximo esfuerzo no da más resultado que el aumento del problema, entonces dejemos de culpar sólo al problema y revisemos también nuestros métodos.

Hace algunos años un par de investigaciones nos mostraron una verdad impresionante.

Cada día se ocupan nuevos medicamentos en el mundo, cada día más personas usan medicamentos, por lo tanto cada día hay más reacciones adversas. Pero es muy dificil encontrar investigación científica respecto a este tema.

Gracias a un par de singulares y valientes investigaciones científicas podemos darnos cuenta de que los medicamentos y la medicina convencional, son una de las principales causas de muerte en el mundo. (9)

Los norteamericanos son quienes realizan más investigación científica en el planeta, como dijo una vez un profesor de traumatología en la escuela de kinesiología: “Los gringos estudian hasta por qué las hormigas mueven las antenas”.

Según las siguientes dos investigaciones, en los EE.UU. los medicamentos correctamente recetados y administrados están entre la cuarta a sexta causa de muerte. Probablemente en el resto del mundo la cifra sea similar. Esto quiere decir que la propia medicina, correctamente ejecutada, mata más personas que la diabetes.

No podemos dejar de mencionar en este punto, que en Chile, nuestros legisladores
están moviendo esta balanza cada día más hacia el punto donde las personas
podrán comprar medicamentos en cualquier parte, incluso en tiendas diferentes
a las farmacias, como por ejemplo los supermercados.

Con todo lo leído en este libro, nuestro lector podrá imaginarse quienes
son los más beneficiados con este tipo de legislación



Estas cifras son alarmantes. De hecho, si simplemente nos reducimos a la evidencia científica podemos observar que solamente en los EEUU cada año mueren más de 100.000 personas debido al uso de medicamentos.

Según estas investigaciones las personas dañadas por los fármacos pero que no alcanzan a morir por culpa de los medicamentos que reciben, son más de 2 millones cada año.

100.000 muertos y 2.000.000 de heridos en sólo 1 año,
cualquiera pensaría que hablamos de una guerra.



Muchos médicos divergentes del mundo usan el siguiente ejemplo:

Un avión promedio puede llevar unas 200 personas. Para alcanzar la cifra de muertos que resulta mediante el uso de lmedicamentos sólo en EEUU, deberían caer más de 500 aviones cada año. Sin duda que si sucediera esto, tanto el público como los empleados de las líneas aéreas se verían alarmados.

¿Por qué en medicina no nos alarmamos? Bueno, la verdad es que tenemos la certeza de que salvamos a mucha gente y por lo tanto vivimos suponiendo que salvamos más personas de la que dañamos.

Pero durante toda nuestra formación se nos mantiene al margen de las cifras oficiales. Según esta evidencia científica, que nos muestra pacientes fallecidos directamente por culpa de las reacciones adversas a los medicamentos durante una hospitalización, entonces la medicina que hacemos se encuentra entre las principales causas de muerte en el mundo.

De hecho si la administración de medicamentos es la cuarta causa de muerte, entonces tenemos que revisar lo que hacemos en muchos enfermos. Si perdemos el principio de primero no hacer daño, entonces fracasaremos como sanadores.

¿Cuántos de nuestros enfermos se complican más de lo necesario por el uso de medicamentos?

¿Cómo podemos saber si existen otras maneras de tratar enfermos si se nos ha formado en un paradigma construido con tantos conflictos de interés?

En el hospital donde hice la mayoría de mis prácticas, se realiza cada jueves una actividad muy interesante, una reunión clínica donde alguien realiza una clase o presentación que busca enseñar y mantener actualizados a los demás integrantes del hospital. El presentador puede ser cualquier integrante del hospital, es una actividad que me llamó la atención especialmente por su filosofía de apertura y equidad en valor para cada miembro del hospital. Lamentablemente algunas veces la “bronceosis” nos dificultaba valorar las presentaciones de quienes no eran médicos.

Una de las presentaciones más importantes que presencié fue la de un médico experto en infectología, el doctor fue invitado desde otro hospital, uno de los hospitales más importantes de nuestro país, el Hospital Clínico J.J. Aguirre de la Universidad de Chile.

La presentación fue sobre los últimos avances en infectología, la especialidad médica dedicada a las enfermedades infecciosas. El doctor habló sobre la resistencia a los antibióticos, los nuevos organismos infecciosos resistentes y dio especial énfasis a las bacterias KPC, unas nuevas bacterias resistentes que hacen estragos en los pacientes, porque ni siquiera los antibióticos más poderosos del mundo pueden hacer algo. (10)

Existen diferentes tipos de antibióticos, uno de los más usados son los antibacterianos, medicamentos que tal como su nombre lo dice sirven para matar bacterias. Respecto a este tipo de medicamentos existe un fenónemo interesante, las bacterias tienen la capacidad de desarrollar resistencia a ellos y entonces sobreviven a pesar de que los pacientes usen el fármaco. Cada día hay más bacterias resistentes en el mundo, porque con el pasar de los años sólo hemos podido matar a las bacterias que eran sensibles a los antibióticos, hoy estamos viviendo en un planeta habitado por los nietos y tataranietos de las primeras bacterias resistentes que sobrevivieron a los antibióticos hace años y que se han reproducido, ya que una de las formas de ser una bacteria resistente, es heredar la resistencia que tenían sus bacterias padres.

Dentro de la presentación del médico del Hospital Clínico J.J. Aguirre hubo información muy valiosa, pero por lejos lo que más me llamó la atención y golpeó fuertemente fue una verdad que nunca había escuchado decir a un médico, de hecho sólo había leído sobre ella en artículos que presagiaban un problema en medicina que todos veíamos en el futuro lejano.

No recuerdo las palabras exactas del doctor, pero la idea fue la siguiente: “La resistencia a antibióticos es un problema, la resistencia bacteriana a los antibióticos se está desarrollando tán rápido que los laboratorios invierten miles de millones en desarrollar un antibiótico que sólo será útil por 5 ó 10 años, debido a esto los laboratorios han frenado su investigación en medicamentos antibacterianos, hoy ya no se invierte en investigación para desarrollar antibacterianos. En algunos años más esta misma generación de médicos volverá a la época de la historia donde los pacientes morían de un resfriado…”

Estas palabras me impresionaron por diferentes motivos:

  1. La industria dejó de invertir porque cinco años de venta de un medicamento impide tener ganancias importantes. Considerando que los medicamentos anti infecciosos son de importancia vital, sólo podemos esperar una medida como ésta de una industria nacida de IG Farben. (Para saber qué es IG Farben, hacer clic aquí). Una industria con motivaciones humanitarias no se detendría en sus esfuerzos por el desarrollo de nuevos antiinfecciosos aún si no pudiera ganar dinero.

  2. Mientras en la medicina convencional no se ven soluciones a este gran problema, investigadores de la medicina complementaria ya han comenzado a obtener resultados esperanzadores.

Un grupo de ellos logró demostrar que usando vitamina C en conjunto con los antibióticos es posible vencer la resistencia bacteriana. Esta investigación mostró que al usar vitamina C más antibióticos, es posible curar infecciones provocadas por las cepas más resistentes de tuberculosis (11). Un descubrimiento impactante. A pesar de esto, a pesar de que la evidencia científica está disponible, no se usa vitamina C en conjunto con los antibióticos prácticamente en ningún lugar.

Es sorprendente que la solución a un problema médico tan importante permanezca invisible para la comunidad profesional, cada vez que consista en formas de medicina diferentes a los fármacos. Cada vez que un importante descubrimiento y avance médico se realiza del otro lado de la medicina, del lado de las MTC, es como si no existiera.

¿Se da cuenta de la importante necesidad de la existencia del término “medicina libre”?

… los fármacos no son inocuos, de hecho son la cuarta causa de muerte en el mundo. Los fármacos no son la solución a todas las enfermedades, fueron muy útiles al inicio del tratamiento de enfermedades infecciosas pero no parecieran ser tan útiles en las epidemias de hoy. La diabetes, la hipertensión, los infartos, el cáncer y otras enfermedades aumentan cada día a pesar del desarrollo constante de la farmacología.

De hecho el mismo éxito que tuvieron antiguamente los fármacos en las enfermedades infecciosas, pareciera estar comenzando a desaparecer por la resistencia bacteriana a los antibióticos.

Hoy los fármacos parecen no poder ser la solución a las enfermedades infecciosas y
tampoco a las crónico degenerativas, cada día crecen las cifras de cáncer,
cada día más hipertensos, más diabéticos, más, más y más.


¿Será posible que el uso de sustancias artificiales no sea el mejor camino
para tratar la enfermedad de nuestro paciente?
Pero, si no usamos fármacos, ¿entonces qué usamos?.



Quizás la filosofía de sanar con fármacos no es tan buena como pensamos en algún momento, entonces ¿Cómo es que la medicina ha tomado el camino de los medicamentos como principal herramienta terapéutica? Esto lo podremos entender de una manera mucho más integral luego de terminar la tercera parte de este libro.

Fin del extracto.




2.4.- Asimetría en la relación médico paciente.


La relación médico-paciente es vital para el buen funcionamiento de la medicina. Lamentablemente existe una asimetría demasiado grande entre el doctor y el enfermo, diferencias sociales, diferencias económicas, diferencias culturales, etc.

Esto es algo que debemos trabajar.




2.5.- Daño a la medicina mediante el negocio: seguros, farmacias y políticos.


Este tema no es ninguna novedad, de hecho es la norma. Cada día existen más y más corporaciones que se suman al infame negocio de la enfermedad humana. Hemos visto colusión de las farmacias, abusos de parte de las ISAPREs, financiamiento ilógico desde FONASA para tratamientos de pacientes en clínicas privadas en vez de invertir para fortalecer la salud pública y muchos otros problemas.

Estamos trabajando para escribir artículos especiales de esta área.




2.6.- El desarrollo de la industria farmacéutica más allá de lo evidente.


Uno de los principales problemas que dañan a la medicina convencional es el control que tiene la industria farmacéutica sobre el desarrollo de toda la medicina.

Para esto prepararemos un artículo especial a la brevedad.





Todos los problemas expuestos aquí son reales, el trabajo que hacemos en nuestro instituto se justifica mediante la necesidad del desarrollo de una medicina que logre unir la medicina convencional con las MTC, pero no puede ser cualquier tipo de unión, tiene que ser una unión limpia. A este trabajo le hemos llamado medicina integrativa, libre y curativa. Esperamos que cada día se nos sumen más colegas.

Puede hacer clic aquí para ver mas sobre nuestros programas de formación en medicina integrativa, libre y curativa, los cuales cuentan hasta con un 100% de beca.

Puede hacer clic aquí para ver más sobre nuestros programas de tratamiento.

2.1.- La broncemia.


Para explicar este problema usaremos un texto extraído y modificado de nuestro libro “Un libro medicinal para personas con diagnóstico de fibromialgia”. Puede leer y descargar el libro haciendo clic aquí.

Inicio del extracto:

En las décadas finales del siglo pasado el Dr. Narciso Hernández, cirujano argentino, nos entregó un término llamado broncemia, que significa acumulación de bronce en la sangre y que conduce a la bronceosis que es la acumulación de bronce en el cuerpo. Esta es una enfermedad propia de los adultos, la cual se da especialmente entre los médicos y que cursa con dos etapas: la primera es la importantitis en la cual el paciente se cree tan importante que nadie es mejor que él, y en la segunda está la inmortalitis, donde el enfermo siente que es tan superior que llega al nivel de ser una impresionante estatua inmortal, de tal importancia que ha de ser recordado por siempre por todos quienes tuvieron el honor y fortuna de conocerle y quienes no le conocieron podrán saber de él o ella gracias a sus tremendas hazañas y contribuciones a la humanidad.

Esta enfermedad se desarrolla especialmente en aquellos lugares donde se enferma el ego, lugares donde se presume un alto nivel de intelectualidad y el medio ecológico ideal es la universidad, pero también se da de manera muy severa en otros ambientes, especialmente en los que abunda el poder.

Los síntomas más comunes son tres: diarrea mental, hipoacusia interlocutora y reflejo céfalo caudal. La diarrea mental se caracteriza por hablar demasiado y especialmente de uno mismo o de sus grandes logros; la sordera interlocutoria consiste en la incapacidad de escuchar lo que hablan los demás y el reflejo céfalo caudal produce una actitud de caminar con la cabeza elevada, como grandes próceres o incluso como parte de la realeza.

Poco a poco el bronce invade cada vez más tejidos, los músculos del cuerpo hacen que cada vez la posición sea más erguida, la mirada hacia lo alto impide mirar a quienes se encuentran debajo de él o ella y luego se afectan los músculos de la cara lo que impide sonreir y dar una mirada de ternura al enfermo. Las cuerdas vocales se endurecen impidiendo tener una voz acogedora y cercana, los cambios patológicos que ocurren son innumerables, complejos y variados.

Poco a poco el médico se va convirtiendo en la estatua de bronce que adornará el patio del hospital o alguna plaza pública para ser recordado por siempre… pero este camino lo aleja demasiado de sus pacientes.

Otra patología de depósito que hemos observado, para complementar la maravillosa descripción del Dr. Hernández, es la del hastío. Tristemente se deposita en algunos y lo hace poco a poco, las zonas del cerebro que un día brillaron en ese niño que soñó con ayudar a los enfermos, oscureciéndolas. Esto es muy fácil en un sistema médico desarrollado por el camino de IG Farben.

Fin del extracto.




2.2.- La calidad de la ciencia afectada por conflictos de interés.


Para explicar este problema también usaremos un texto extraído y modificado de nuestro libro “Un libro medicinal para personas con diagnóstico de fibromialgia”. Puede leer y descargar el libro haciendo clic aquí.

Inicio del extracto:

La información que manejamos los profesionales sanitarios viene directamente de la investigación científica. El término investigación científica nos hace pensar en objetividad, imparcialidad, confiabilidad y evidencia… finalmente nos hace pensar en que estamos trabajando con la verdad.

Lamentablemente la investigación científica actual tiene algunos problemas, estos problemas pueden afectar el rendimiento de la medicina, incluyendo a todas las profesiones sanitarias que la conforman.

En este punto se vuelve necesario explicar cómo es que funciona el mundo científico en el área de la medicina.

La verdad es que el mundo científico funciona muy similar en todas las áreas del conocimiento. En primer lugar existen científicos que realizan investigación, estos científicos tienen diferentes profesiones: bioquímicos, químicos farmacéuticos, médicos, veterinarios, ingenieros, etc. Estos científicos trabajan en lugares como las universidades, institutos de investigación y laboratorios farmacéuticos.

También tenemos que explicar que existen revistas científicas. Estas revistas son diferentes a las encontradas habitualmente en librerías y kioscos, las cuales tienen función de entretención y están escritas de una manera periodística. Las revistas científicas no tienen nada que ver con las revistas que las personas leen a diario, de hecho las revistas científicas actuales son sólo documentos digitales que los profesionales de la salud vemos por internet, no están en ningún kiosco y probablemente ni siquiera el 1% de los pacientes alguna vez ha visto una.

Antiguamente las revistas científicas se enviaban por correo y formaban parte de la biblioteca de las universidades y de los hospitales, para que los estudiantes y los profesionales sanitarios pudieran leerlas.

El término “revista científica” se usa porque existen sociedades de científicos expertos en diferentes áreas. Estos expertos son los encargados de publicar investigaciones científicas para que toda la comunidad sanitaria mundial pueda leerlas, analizarlas y utilizarlas como evidencia para así crear protocolos de tratamiento clínico y asignaturas de estudio universitarias, en otras palabras lo que todos conocemos como “medicina”.

Todo lo que sabemos en medicina, todo lo que está en nuestros libros, todo está publicado en alguna revista científica. De hecho en la actualidad los libros de medicina están en desuso, debido a que ya no se justifica mucho su existencia. Normalmente la información contenida en un libro de medicina escrito en inglés tiene una antigüedad de alrededor de 5 años, eso significa 5 años de atraso científico comparado a los nuevos descubrimientos. Debido al tiempo y gestión que toma la traducción de los libros, un libro de medicina en español tiene un atraso en la información aún mayor.

Antiguamente era necesario usar libros, ya que la información científica no estaba en internet. Hoy toda la información científica está disponible de manera digital, por lo que es mucho más fácil leerla directamente de una revista científica online o desde otro sistema de información digital, en vez de esperar años para que se escriba un libro que la contenga.

En el pasado fue útil la existencia de libros, debido a que era imposible leer la información directamente desde las revistas científicas. Esto en primer lugar porque existen miles de revistas científicas diferentes y en cada una de ellas se han publicado miles de estudios. Fue por esto que reconocidos expertos reunieron y organizaron la información médica publicada en las revistas científicas en otro elemento más cercano a los estudiantes y profesionales, los libros de medicina. Así nacieron los textos modernos de estudio de las diferentes ramas de esta ciencia: libros de anatomía, biología, farmacología, cirugía, etc.

Hay pocas materias donde todavía son útiles los libros, normalmente son las materias básicas de los primeros años de medicina como anatomía, biología y otras, las cuales no tienen relación directa con las ramas terapéuticas…

… Otro punto importante de señalar en estas páginas es la especialización en medicina. La especialización es muy útil, pero no puedo olvidar las palabras de un profesor quién fue Ministro de salud de Chile: “El 90% de las personas de un país necesitan un excelente médico general, sólo el 10% necesitan buenos especialistas”.

A pesar de esto más del 90% de los médicos que he conocido, ven hoy la especialización como único camino en su profesión. De hecho mis colegas miran mi opción por la medicina general con ojos llenos de bronce, incluso esta visión ha sido contagiada a quienes están en el mundo de la medicina complementaria e incluso al mundo de los pacientes.

Antes un médico general era un experto en quien confiar, hoy un médico general es un doctor de segunda categoría.

Normalmente los motivos para especializarse son subir un peldaño más en la escalera social y profesional, ganar más dinero, incluso muchos tienen la motivación de “ganar más dinero trabajando menos”, y otros motivos similares y completamente comprensibles para nosotros que vivimos en el imperio del dinero, idea que será explicada más adelante. Nunca he escuchado a un colega admitir que busca especializarse porque así alcanzará una forma para ayudar mejor y a más enfermos. Sólo he conocido a 3 médicos quienes no estuvieron afanados por especializarse durante el tiempo que compartí con ellos, médicos conformes con ser buenos médicos generales hoy: la Dra. Yanina Rojas, el Dr. Guillermo Rivera y el Dr. Cristian Urrea. De ellos destaco que realmente pude ver en sus actos el ímpetu de ser buenos médicos para hacer buena medicina.

Quizás uno de los factores que hacen difícil sacar lo mejor de la medicina convencional es iniciar la especialización con los zapatos equivocados.

Hay mucho que mejorar en la medicina, en otras palabras mucho que sanar


… ¿Qué tan científica es la medicina hoy?

En primer lugar… ¿Qué es la ciencia? En palabras sencillas es sólo un método para responder preguntas buscando tener respuestas correctas. La ciencia es una forma de buscar la verdad. Algunos confunden los términos ciencia y tecnología como si fueran una sola cosa, la verdad es que la tecnología consiste sólo en instrumentos, si usamos la tecnología de forma correcta nos acerca a la verdad pero si la usamos mal entonces nos aleja de ella.

La verdad es muy importante cuando queremos ayudar a los enfermos, la verdad es necesaria para poder ayudar a los enfermos, de hecho es obligatoria.

Entonces podemos preguntarnos ¿Qué tan científica es la medicina hoy? Muchos investigadores trabajan para responder esta pregunta, podríamos escribir un libro completo sólo sobre este tema, pero ya se han escrito suficientes. Lamentablemente es casi imposible escuchar sobre este tema durante nuestra formación en la universidad. De todas maneras analizaremos esta pregunta brevemente.

El año 2016 la doctora Shareen A. Iqbal, del Departamento de Epidemiología de la Escuela de Salud Pública Rollins, Atlanta, Georgia, EE.UU., junto con el doctor Joshua D. Wallach, del Departamente de Investigación en Salud y Política de la Escuela de Medicina de Stanford, en California EEUU, publicaron un interesante estudio científico llamado “Reproducible Research Practices and Transparency across the Biomedical Literature”. Esta investigación buscó evaluar la confiabilidad que tiene la ciencia en el mundo de la medicina de hoy. (1)

Los doctores revisaron cientos de estudios publicados en las revistas científicas más importantes del mundo y lo que encontraron es muy diferente a lo que se nos hace pensar a los médicos.

  • Ninguno, dentro de cientos de estudios científicos, publicó toda la información necesaria para poder evaluar críticamente si los resultados obtenidos eran confiables.

    En el mundo de la ciencia, cuando un científico realiza un estudio serio, el cual realmente busca encontrar la verdad para el beneficio de los enfermos y el desarrollo de la medicina, tiene que incluir en su publicación toda la información necesaria para que otros investigadores puedan comprobar la veracidad de los descubrimientos realizados.

    De esta manera otros expertos pueden repetir el experimento y si es que obtienen los mismos resultados, entonces el valor de verdad de la primera investigación es realmente alto. Si al contrario, los resultados son diferentes entonces la primera investigación debe quedar bajo observación.

  • Dentro de cientos de estudios científicos sólo uno publicó el protocolo completo de investigación. Eso quiere decir que casi nadie se preocupa de que su trabajo científico pueda ser revisado y comprobado.

  • Los profesionales sanitarios habitualmente creemos que en el mundo de la investigación cada importante descubrimiento o aseveración científica es comprobada. Creemos que cada medicamento y protocolo de tratamiento existente ha sido comprobado una y otra vez, hasta asegurar que cada forma de terapia para cada enfermedad es la mejor y más segura disponible para cada uno de los pacientes. Pero los investigadores descubrieron que ni siquiera el 1% de los estudios científicos publicados se trató de estudios de comprobación.

  • Es altamente necesario y éticamente correcto que cuando un investigador científico realiza una publicación, declare en su publicación todos los conflictos de interés que tiene en el asunto investigado. Esto quiere decir que si los investigadores trabajan para un laboratorio farmacéutico que vende el medicamento que se está estudiando en el experimento, entonces los científicos deben declarar públicamente que tienen un conflicto de interés. Esto es obvio, ya que si la investigación es realizada por quienes se beneficiarán con la venta del medicamento entonces existe la posibilidad de que el trabajo tenga errores. Los científicos descubrieron que la mayoría de los estudios no mencionan si existe o no conflicto de interés. Actualmente es muy mal visto que los investigadores no hagan declaración de conflictos de interés, por lo que está aumentando este tipo de declaraciones.

¿Qué sentido tiene que exista un mundo de investigación científica donde
a nadie le interesa que sus resultados puedan ser verificados?


Investigaciones científicas con datos faltantes, estudios incomprobables, ausencia de estudios de comprobación, falta de declaración de conflicto de interés… esto nos muestra que claramente no existe un gran esfuerzo en el mundo de la ciencia médica por hacer un trabajo impecable. Si el objetivo principal del mundo cientítifico en medicina fuera el beneficio a los enfermos, existirían muchos más trabajos de comprobación y el 100% de las investigaciones científicas publicarían toda la información necesaria para poder comprobar los experimentos.

La investigación científica debe ser realizada de manera profesional, de manera seria y con objetivos nobles, no con objetivos comerciales…

… Existen trabajos que demuestran que la investigación científica es financiada directa o indirectamente por la industria farmacéutica casi completamente, especialmente mediante el lobby que tiene esta industria en el mundo de la política.

Existe una agencia gubernamental en Estados Unidos llamada Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), la cuál es muy importante en todo el mundo occidental en temas de salud. Esta agencia es la responsable de la regulación de alimentos, medicamentos, cosméticos, aparatos médicos, productos biológicos y derivados sanguíneos, tanto para personas como para animales. Se han publicado trabajos científicos que demuestran que existen medicamentos que son aprobados por la FDA, y que a pesar de que luego de su aprobación se ha demostrado que son inefectivos e incluso dañinos, se siguen utilizando en todo el planeta.

De hecho, para que se retire un medicamento del mercado lo necesario no es que se demuestre que sea ineficaz, dañino o incluso mortal. Lo necesario para que se retire un medicamento del mercado es que éste haga tanto daño que las personas y los profesionales sanitarios lleguen al punto de hacer presión social y política para que se retire.

La investigación científica en farmacología y áreas similares de la medicina es financiada por las compañías privadas, pero especialmente por el dinero estatal. En todos los países, especialmente los más ricos del mundo, la industria farmacéutica tiene el permiso para sacar dinero de las arcas estatales, tiene la autorización para utilizar en investigación el dinero que le pertenece a los habitantes del país. El dinero que la industria farmacéutica recibe de las arcas estatales aumenta cada año, una investigación nos dice que entre 1995 a 2005 aumentó hasta en un 369%. (2)

Existen muchos conflictos de interés en la invesigación científica en medicina: en el 93% de los científicos autores de las investigaciones, en el 46% de los revisores y en el 40% de los editores de las revistas científicas. (3)

Por otro lado el mundo de la investigación científica ha alcanzado el punto de desvirtuar su propio desiderátum. En la actualidad la presión económica y el ego han conseguido que se incluyan nuevos motivos para hacer publicaciones científicas, motivos diferentes al original de “encontrar la verdad”. Hoy se ha llegado a un punto de producción de publicaciones científicas a granel producto de una fuerte concepción de la idea de “publicar o perecer”, “publica para ser alguien y sigue publicando para seguir creciendo” (4). Esto provoca que la responsabilidad, junto con los méritos del trabajo científico, se diluyan en un mundo oscuro y nebuloso (5), donde en la actualdidad la corrupción científica se ha identificado como principal explicación para una serie de fenómenos negativos del mundo de la investigación (4). Algunos de los ejemplos típicos de corrupción científica son:

  • El intercambio recíproco de autorías científicas. Esto consiste en que un científico incluye a algún colega en su publicación sin que esta persona haya trabajado en la investigación, esto se hace a cambio de que el colega haga lo mismo por él e incluya su nombre en alguna de sus publicaciones también. Esto permite que los científicos simulen realizar mayor cantidad de estudios científicos que los que realmente hacen, esto ocurre en el 33% de las publicaciones (4).

  • Mención de científicos prestigiosos que no participaron en el trabajo (4). Esto consiste en mentir e incluir de manera falsa a algún científico importante y famoso dentro del listado de autores de algún experimento. De esta forma se infla el valor del estudio científico frente a los ojos de una comunidad profesional que valora las cosas en base a la moneda del ego.

  • Autorías o coautorías forzadas (4). Muchas veces cuando un científico hace un experimento y publica su trabajo, está obligado a incluir como autores a otras personas que realmente no participaron del trabajo. Algunas de estas personas son por ejemplo sus jefes u otros compañeros del laboratorio. Incluso a veces el investigador está obligado u obligada a incluir amigos o parejas sentimentales de los jefes. Para esta última afirmación no tengo una referencia científica, sólo la experiencia de amigos personales que se dedican a la investigación científica y a quienes he visto pasar por este tipo de problemas.

  • El “autor fantasma” (4). Consiste en excluir al autor real o a algún colaborador del trabajo científico debido a motivos como su falta de prestigio (por ejemplo cuando el autor es un estudiante), o simplemente porque el jefe del laboratorio o alguna persona con poder suficiente tiene enemistad con alguno de los científicos del grupo, en otras palabras “tu jefe se queda con los méritos de tu trabajo”. Esto se presenta en más del 30% de los trabajos publicados (6 y 7) .

Es evidente que el mundo de la ciencia ha desarrollado un claro problema de ética y honestidad (8). Es por este tipo de problemas que ha sido necesario desarrollar el término medicina libre. Un clínico que quiere ejercer su trabajo y dar el mejor tratamiento posible a sus pacientes tiene una enorme carga de trabajo, ya que no puede aceptar toda la información publicada antes de evaluarla de forma crítica. En la escuela de medicina no se nos entrena en las habilidades necesarias para hacer medicina libre, de hecho se nos forma para seguir de manera incuestionada protocolos que han sido diseñados por otras personas, personas que ni siquiera conocemos. De hecho podemos ver que según la investigación de la ya mencionada doctora Shareen A. Iqbal (1), la cual es sólo una de cientos de publicaciones similares, que la ciencia en el mundo de la medicina no tiene interés en comprobación ni verificación y por lo tanto es imposible que exista un real interés en la calidad.

Las dos ideas planteadas aquí, la broncemia y los problemas en la investigación cientítica son dos situaciones que necesitamos reparar para hacer una buena medicina. No es fácil sanar la medicina, pero tampoco es difícil. Lo único que tenemos que hacer, es hacerlo.




2.3.- Calidad y seguridad cuestionables.


En la escuela de medicina nos enseñan que la medicina convencional de hoy es la mejor forma de medicina del mundo y que es la mejor con la que hemos contado en la historia.

Pero por otro lado tenemos 2 realidades muy complejas:

  • La primera es que la medicina de hoy se basa principalmente en el uso de fármacos. Usar medicamentos para controlar los procesos fisiopatológicos del enfermo, esto se nos enseña como una verdad inamovible y la única forma de medicina lógicamente correcta. Pero en la actualidad pareciera ser que este paradigma está comenzando a mostrar fallas evidentes en su eficacia.

  • La segunda es que la filosofía de tratar las enfermedades con medicamentos como principal herramienta ha provocado que la medicina convencional se transforme en una de las principales causas de muerte en el mundo, evidenciando un importante fallo en la seguridad de la medicina convencional. (9)

Para explicar todo esto también usaremos un extracto de nuestro libro “Un libro medicinal para pacientes con diagnóstico de fibromialgia”. Puede hacer clic aquí para ir al libro.

Inicio del extracto:

En la universidad tenemos que estudiar con mucha profundidad el uso de medicamentos, desde tercer a séptimo año de la carrera, aprendemos cómo usar medicamentos a nivel de experto.

Al leer muchos artículos científicos sobre los medicamentos en la fibromialgia, hemos podido obtener las mismas conclusiones que los pacientes han descubierto por sí mismos: los fármacos entregan una mejoría cuestionable. De hecho si es que los estudios científicos llegaran a una conclusión diferente a la de los pacientes, entonces podríamos estar seguros de una cosa: estaríamos frente a mala ciencia.

Otra cosa quizás más interesante todavía, es la verdad sobre los fármacos.

En la universidad recibimos una formación en farmacología típica. En la medicina se supone que existe un principio: primero no hacer daño. La verdad es que todo estudiante de las ciencias de la salud ha escuchado sobre él, pero la mayoría no ha sido correctamente formado en él.

Algunos colegas no coincidirán con esta aseveración, a ellos les solicitamos que lean con mucha atención los siguientes párrafos y luego revisen las referencias científicas para corroborar la veracidad de nuestras palabras.

En la escuela de medicina, ya en tercer año cuando se comienzan a estudiar las patologías, aprendemos cuales son las principales causas de muerte en el mundo, las cuales varían según cada país.

Las principales causas de muerte en el mundo que nos enseñan hoy son:

  1. Las enfermedades cardiovasculares como el infarto al corazón y el infarto cerebral.

  2. Cáncer.

  3. Enfermedades respiratorias como infecciones, bronquitis crónica y cáncer del sistema respiratorio, el cual por sí sólo se puede considerar la cuarta causa de muerte.

  4. También está el alzheimer y otras demencias.

  5. Luego la diabetes mellitus.


Sin duda, cualquier médico estaría feliz de poder curar cualquiera de estas enfermedades. Lamentablemente a pesar de que cada día hay más médicos, la cantidad de personas que presentan estas enfermedades está aumentando.

Cada día hay más profesionales sanitarios, más medicamentos, más técnicas quirúrgicas… pero lamentablemente también hay cada día más enfermos. Podríamos pensar que la batalla contra estas patologías no las podemos ganar por cantidad de colegas ni cantidad de medicamentos, entonces la solución tiene que ser otra.

En la universidad se nos transmite un pensamiento que nos hace creer y por lo tanto actuar según el siguiente concepto: las enfermedades están aumentando a pesar de nuestro esfuerzo, por lo tanto tenemos que poner más fuerza a la máquina.

En nuestro instituto somos partidarios de otra manera de pensar: Si nuestro máximo esfuerzo no da más resultado que el aumento del problema, entonces dejemos de culpar sólo al problema y revisemos también nuestros métodos.

Hace algunos años un par de investigaciones nos mostraron una verdad impresionante.

Cada día se ocupan nuevos medicamentos en el mundo, cada día más personas usan medicamentos, por lo tanto cada día hay más reacciones adversas. Pero es muy dificil encontrar investigación científica respecto a este tema.

Gracias a un par de singulares y valientes investigaciones científicas podemos darnos cuenta de que los medicamentos y la medicina convencional, son una de las principales causas de muerte en el mundo. (9)

Los norteamericanos son quienes realizan más investigación científica en el planeta, como dijo una vez un profesor de traumatología en la escuela de kinesiología: “Los gringos estudian hasta por qué las hormigas mueven las antenas”.

Según las siguientes dos investigaciones, en los EE.UU. los medicamentos correctamente recetados y administrados están entre la cuarta a sexta causa de muerte. Probablemente en el resto del mundo la cifra sea similar. Esto quiere decir que la propia medicina, correctamente ejecutada, mata más personas que la diabetes.

No podemos dejar de mencionar en este punto, que en Chile, nuestros legisladores
están moviendo esta balanza cada día más hacia el punto donde las personas
podrán comprar medicamentos en cualquier parte, incluso en tiendas diferentes
a las farmacias, como por ejemplo los supermercados.

Con todo lo leído en este libro, nuestro lector podrá imaginarse quienes
son los más beneficiados con este tipo de legislación



Estas cifras son alarmantes. De hecho, si simplemente nos reducimos a la evidencia científica podemos observar que solamente en los EEUU cada año mueren más de 100.000 personas debido al uso de medicamentos.

Según estas investigaciones las personas dañadas por los fármacos pero que no alcanzan a morir por culpa de los medicamentos que reciben, son más de 2 millones cada año.

100.000 muertos y 2.000.000 de heridos en sólo 1 año,
cualquiera pensaría que hablamos de una guerra.



Muchos médicos divergentes del mundo usan el siguiente ejemplo:

Un avión promedio puede llevar unas 200 personas. Para alcanzar la cifra de muertos que resulta mediante el uso de lmedicamentos sólo en EEUU, deberían caer más de 500 aviones cada año. Sin duda que si sucediera esto, tanto el público como los empleados de las líneas aéreas se verían alarmados.

¿Por qué en medicina no nos alarmamos? Bueno, la verdad es que tenemos la certeza de que salvamos a mucha gente y por lo tanto vivimos suponiendo que salvamos más personas de la que dañamos.

Pero durante toda nuestra formación se nos mantiene al margen de las cifras oficiales. Según esta evidencia científica, que nos muestra pacientes fallecidos directamente por culpa de las reacciones adversas a los medicamentos durante una hospitalización, entonces la medicina que hacemos se encuentra entre las principales causas de muerte en el mundo.

De hecho si la administración de medicamentos es la cuarta causa de muerte, entonces tenemos que revisar lo que hacemos en muchos enfermos. Si perdemos el principio de primero no hacer daño, entonces fracasaremos como sanadores.

¿Cuántos de nuestros enfermos se complican más de lo necesario por el uso de medicamentos?

¿Cómo podemos saber si existen otras maneras de tratar enfermos si se nos ha formado en un paradigma construido con tantos conflictos de interés?

En el hospital donde hice la mayoría de mis prácticas, se realiza cada jueves una actividad muy interesante, una reunión clínica donde alguien realiza una clase o presentación que busca enseñar y mantener actualizados a los demás integrantes del hospital. El presentador puede ser cualquier integrante del hospital, es una actividad que me llamó la atención especialmente por su filosofía de apertura y equidad en valor para cada miembro del hospital. Lamentablemente algunas veces la “bronceosis” nos dificultaba valorar las presentaciones de quienes no eran médicos.

Una de las presentaciones más importantes que presencié fue la de un médico experto en infectología, el doctor fue invitado desde otro hospital, uno de los hospitales más importantes de nuestro país, el Hospital Clínico J.J. Aguirre de la Universidad de Chile.

La presentación fue sobre los últimos avances en infectología, la especialidad médica dedicada a las enfermedades infecciosas. El doctor habló sobre la resistencia a los antibióticos, los nuevos organismos infecciosos resistentes y dio especial énfasis a las bacterias KPC, unas nuevas bacterias resistentes que hacen estragos en los pacientes, porque ni siquiera los antibióticos más poderosos del mundo pueden hacer algo. (10)

Existen diferentes tipos de antibióticos, uno de los más usados son los antibacterianos, medicamentos que tal como su nombre lo dice sirven para matar bacterias. Respecto a este tipo de medicamentos existe un fenónemo interesante, las bacterias tienen la capacidad de desarrollar resistencia a ellos y entonces sobreviven a pesar de que los pacientes usen el fármaco. Cada día hay más bacterias resistentes en el mundo, porque con el pasar de los años sólo hemos podido matar a las bacterias que eran sensibles a los antibióticos, hoy estamos viviendo en un planeta habitado por los nietos y tataranietos de las primeras bacterias resistentes que sobrevivieron a los antibióticos hace años y que se han reproducido, ya que una de las formas de ser una bacteria resistente, es heredar la resistencia que tenían sus bacterias padres.

Dentro de la presentación del médico del Hospital Clínico J.J. Aguirre hubo información muy valiosa, pero por lejos lo que más me llamó la atención y golpeó fuertemente fue una verdad que nunca había escuchado decir a un médico, de hecho sólo había leído sobre ella en artículos que presagiaban un problema en medicina que todos veíamos en el futuro lejano.

No recuerdo las palabras exactas del doctor, pero la idea fue la siguiente: “La resistencia a antibióticos es un problema, la resistencia bacteriana a los antibióticos se está desarrollando tán rápido que los laboratorios invierten miles de millones en desarrollar un antibiótico que sólo será útil por 5 ó 10 años, debido a esto los laboratorios han frenado su investigación en medicamentos antibacterianos, hoy ya no se invierte en investigación para desarrollar antibacterianos. En algunos años más esta misma generación de médicos volverá a la época de la historia donde los pacientes morían de un resfriado…”

Estas palabras me impresionaron por diferentes motivos:

  1. La industria dejó de invertir porque cinco años de venta de un medicamento impide tener ganancias importantes. Considerando que los medicamentos anti infecciosos son de importancia vital, sólo podemos esperar una medida como ésta de una industria nacida de IG Farben. (Para saber qué es IG Farben, hacer clic aquí). Una industria con motivaciones humanitarias no se detendría en sus esfuerzos por el desarrollo de nuevos antiinfecciosos aún si no pudiera ganar dinero.

  2. Mientras en la medicina convencional no se ven soluciones a este gran problema, investigadores de la medicina complementaria ya han comenzado a obtener resultados esperanzadores.

Un grupo de ellos logró demostrar que usando vitamina C en conjunto con los antibióticos es posible vencer la resistencia bacteriana. Esta investigación mostró que al usar vitamina C más antibióticos, es posible curar infecciones provocadas por las cepas más resistentes de tuberculosis (11). Un descubrimiento impactante. A pesar de esto, a pesar de que la evidencia científica está disponible, no se usa vitamina C en conjunto con los antibióticos prácticamente en ningún lugar.

Es sorprendente que la solución a un problema médico tan importante permanezca invisible para la comunidad profesional, cada vez que consista en formas de medicina diferentes a los fármacos. Cada vez que un importante descubrimiento y avance médico se realiza del otro lado de la medicina, del lado de las MTC, es como si no existiera.

¿Se da cuenta de la importante necesidad de la existencia del término “medicina libre”?

… los fármacos no son inocuos, de hecho son la cuarta causa de muerte en el mundo. Los fármacos no son la solución a todas las enfermedades, fueron muy útiles al inicio del tratamiento de enfermedades infecciosas pero no parecieran ser tan útiles en las epidemias de hoy. La diabetes, la hipertensión, los infartos, el cáncer y otras enfermedades aumentan cada día a pesar del desarrollo constante de la farmacología.

De hecho el mismo éxito que tuvieron antiguamente los fármacos en las enfermedades infecciosas, pareciera estar comenzando a desaparecer por la resistencia bacteriana a los antibióticos.

Hoy los fármacos parecen no poder ser la solución a las enfermedades infecciosas y
tampoco a las crónico degenerativas, cada día crecen las cifras de cáncer,
cada día más hipertensos, más diabéticos, más, más y más.


¿Será posible que el uso de sustancias artificiales no sea el mejor camino
para tratar la enfermedad de nuestro paciente?
Pero, si no usamos fármacos, ¿entonces qué usamos?.



Quizás la filosofía de sanar con fármacos no es tan buena como pensamos en algún momento, entonces ¿Cómo es que la medicina ha tomado el camino de los medicamentos como principal herramienta terapéutica? Esto lo podremos entender de una manera mucho más integral luego de terminar la tercera parte de este libro.

Fin del extracto.




2.4.- Asimetría en la relación médico paciente.


La relación médico-paciente es vital para el buen funcionamiento de la medicina. Lamentablemente existe una asimetría demasiado grande entre el doctor y el enfermo, diferencias sociales, diferencias económicas, diferencias culturales, etc.

Esto es algo que debemos trabajar.




2.5.- Daño a la medicina mediante el negocio: seguros, farmacias y políticos.


Este tema no es ninguna novedad, de hecho es la norma. Cada día existen más y más corporaciones que se suman al infame negocio de la enfermedad humana. Hemos visto colusión de las farmacias, abusos de parte de las ISAPREs, financiamiento ilógico desde FONASA para tratamientos de pacientes en clínicas privadas en vez de invertir para fortalecer la salud pública y muchos otros problemas.

Estamos trabajando para escribir artículos especiales de esta área.




2.6.- El desarrollo de la industria farmacéutica más allá de lo evidente.


Uno de los principales problemas que dañan a la medicina convencional es el control que tiene la industria farmacéutica sobre el desarrollo de toda la medicina.

Para esto prepararemos un artículo especial a la brevedad.





ESCRÍBENOS A

Nueva Los Leones 0145, Oficina B, Providencia, Santiago, RM.

ENCUÉNTRANOS EN

LLÁMANOS AL

(+56) 2 2793 4087

© 2020 Instituto Clínico ILPA. Todos los derechos reservados.